Última hora
This content is not available in your region

La primera trans en unas Olimpiadas: "La gente a menudo reacciona por miedo o incomodidad"

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual con AP
Laurel Hubbard, levantadora de pesas en Tokio 2020
Laurel Hubbard, levantadora de pesas en Tokio 2020   -   Derechos de autor  Dorothee Thiesing/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

La levantadora de pesas Laurel Hubbard nunca pensó en la atención que inevitablemente le esperaba al convertirse en la primera mujer transgénero que compite en los Juegos Olímpicos. "Como algunos de ustedes sabrán, nunca me he involucrado en el deporte por buscar publicidad, perfil o exposición", ha destacado ante los medios de comunicación.

Esta mujer de 43 años fue el centro de un intenso examen y debate en los Juegos de Tokio. "Mucha de la percepción negativa no se basa realmente en una especie de evidencia o principio, sino que se basa en las emociones de la gente que a menudo reaccionan, por -supongo- miedo o incomodidad, y espero que, con el tiempo, se abran a una perspectiva más amplia", ha señalado la levantadora de pesas.

Al final, no ganó. Hubbard no pudo completar ninguno de sus tres primeros levantamientos y quedó fuera de la competición en la división femenina de más de 87 kilos.

"Todo lo que he querido ser es yo misma", dijo. "Estoy muy agradecida por haber tenido la oportunidad de venir aquí y ser yo misma".

Hubbard, que se mantuvo muy callada en el periodo previo a los Juegos Olímpicos y durante la competición, excepto por las declaraciones publicadas por la federación, es de voz suave y muy reservada. Pero como atleta, el escenario olímpico le atraía.

Luca Bruno/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Laurel Hubbard, levantadora de pesas en Tokio 2020Luca Bruno/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

Es la primera vez que atletas abiertamente transgénero compiten en los Juegos Olímpicos. Hubbard ha restado importancia a su papel histórico en estas Olimpiadas.

"Este tipo de situaciones son siempre bastante difíciles para mí", ha declarado a un pequeño grupo de periodistas el día después de su despedida de los Juegos Olímpicos. "Y aunque reconozco que mi participación en el deporte es un tema de considerable interés para algunos, en cierto modo estoy deseando que éste sea el final de mi trayectoria como atleta y la atención que se deriva de ella".

El Comité Olímpico Internacional permitió por primera vez la participación de personas transgénero en 2004.

En 2015, el COI elaboró una serie de recomendaciones para incluir a los atletas transgénero. Muchos organismos deportivos, incluida la Federación Internacional de Halterofilia, han aplicado políticas similares basadas en las recomendaciones del COI.

El COI señaló durante los Juegos de Tokio que publicará un nuevo "marco" para la elegibilidad de los atletas transgénero, teniendo en cuenta los estudios científicos más recientes. Esto servirá de base para que los deportes elaboren sus propias políticas actualizadas.

En la halterofilia, las mujeres transgénero deben demostrar que su testosterona está por debajo de un determinado nivel tras la transición, un requisito que Hubbard cumplía.

Ganó una medalla de plata en los campeonatos del mundo de 2017, pero no había competido durante el año y medio anterior a Tokio porque la pandemia de coronavirus afectó al calendario de competiciones.

Seth Wenig/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Laurel Hubbard, levantadora de pesas en Tokio 2020Seth Wenig/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

A pesar de cumplir con los requisitos del COI y de su federación, la participación de Hubbard en los Juegos ha suscitado críticas, especialmente en las redes sociales.

"Intenté no pensar en la percepción negativa o en la información negativa, porque hace que un trabajo difícil sea aún más difícil. Ya es bastante difícil levantar una carga, pero si le pones más peso, se convierte en una tarea imposible", ha señalado.

Hubbard dice que está lista para seguir adelante. Y aunque no quiere ser un modelo para la comunidad transgénero, espera motivar a la gente.

"Creo que, a medida que nos adentramos en una especie de mundo nuevo y más comprensivo, la gente empieza a darse cuenta de que las personas como yo son simplemente personas", ha añadido Hubbard. "Ya sabes, somos humanos, y como tales, espero que sólo por estar aquí, eso sea suficiente".