Última hora
This content is not available in your region

Firman su acta las dos primeras diputadas trans de México después de una ardua lucha

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual con AFP
euronews_icons_loading
Salma Luevano recoge su acta de diputada
Salma Luevano recoge su acta de diputada   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Firma y pone su huella en el acta, una de las dos primeras disputadas trans de México. Han sido décadas de ardua lucha en el país. Salma Luévano fue encarcelada por vestirse de mujer, pero esa humillación dio inicio a una lucha de tres décadas que las convirtió, a ella y a María Clemente García, en las primeras congresistas transgénero de México.

Entonces de 17 años, Salma paseaba con amigas en un centro comercial de la conservadora ciudad de Aguascalientes (centro), cuando empezó a sonar una sirena policial.

Salma pasó 36 horas presa, una experiencia amarga que no obstante marcó el comienzo de su activismo por el respeto a la diversidad sexual.

Primero fue un plantón frente al palacio municipal en rechazo a las detenciones, en el que la joven y sus acompañantes terminaron semidesnudas para llamar la atención de las autoridades. Hasta que a golpe de sentencia consiguió que en las pasadas elecciones se obligara a los partidos a incluir a miembros de la comunidad LGTBI en sus listas de candidatos.

Salma Luevano destaca: "Esto abre esta gran oportunidad para nuestras poblaciones, esta dignificación en este tema que históricamente se nos debía, y que ya debería estar desde hace mucho tiempo"

Tanto Salma como María Clemente proponen medidas como impulsar la creación de la primera clínica trans en la capital o ampliar el derecho a la identidad de género para reducir la pobreza extrema que aqueja a esta población por la falta de oportunidades, con la garantía de poder extender el cambio de nombre y género en los documentos oficiales por todos los estados mexicanos.

Licenciada en administración de empresas y estudiante de literatura, María Clemente García no ha podido sin embargo ejercer profesionalmente, según ella, por discriminación.

Hasta hace poco, esta activista de izquierda se ganaba la vida como taxista en Ciudad de México.

Maria Clemente García apunta: "Esto es histórico, pero más bien ahorita creo que lo que tendríamos que hacer justamente es la acción. Darle una agenda para encauzar los esfuerzos para que estos curules justamente pasen más allá de lo simbólico."

En México la esperanza de vida para las personas trans es de 35 años, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Es el segundo país más letal para los transexuales después de Brasil, según Transgender Europe. En 2020 fueron asesinados 79 miembros de la comunidad LGTBI en México, 43 de ellos personas trans.

Hasta ahora solo una mujer transgénero, Rubí Araujo, había accedido a un cargo de elección popular en México como concejala del municipio de Guanajuato (centro) en 2016.

Más de 100 candidatos de la comunidad LGBT, incluidas unas 40 aspirantes transgénero, participaron en las pasadas elecciones legislativas y locales.