Última hora
This content is not available in your region

COVID-19 | Se buscan espías extranjeros para pasárselo bien en Ibiza

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español con RTVE, AFP, AP
Un grupo de extranjeros pasea por una zona de marcha nocturna de Ibiza
Un grupo de extranjeros pasea por una zona de marcha nocturna de Ibiza   -   Derechos de autor  AFPTV
Tamaño de texto Aa Aa

Se buscan espías extranjeros para pasárselo bien en Ibiza, donde se siguen celebrando macrofiestas a pesar de estar absolutamente prohibidas durante la pandemia. Las famosas discotecas de esta isla del Mediterráneo español sinónimo de fiesta y playa están cerradas a cal y canto desde hace un año y medio. Los bares deben cerrar sus puertas a la una de la mañana. Sin embargo, la marcha nocturna se ha colado por grietas de difícil acceso: domicilios privados en zonas rústicas que la policía no puede inspeccionar sin una orden judicial debido a una laguna legal que no tardó en ser descubierta.

- "Son grupos profesionales que han venido de fuera para suplir la falta de ocio nocturno que utilizan el subterfugio de hacerlo en viviendas para que la policía no se atreva, no pueda o no esté segura de poder acceder a estas casas", explica Mariano Juan Colomar, Vicepresidente del Consejo de Ibiza.

Los detectives son necesarios para infiltrarse en el creciente número de fiestas prohibidas y permitir que la policía local las disuelva, según informaron el miércoles las autoridades de Ibiza.

El ayuntamiento de Eivissa, también conocida por los extranjeros como la ciudad de Ibiza y la más grande de la isla, ha contratado a una agencia de detectives para reclutar detectives que parezcan turistas. Además, deben venir de fuera de las islas para que no puedan ser reconocidos por los locales.

Un máximo de 10 personas que conviven pueden estar en la misma vivienda. Pero tras el cierre de los bares, mucha gente se va a fiestas encubiertas en zonas aisladas o en casas particulares. Se sabe que hasta 200 personas han asistido a algunos eventos, dicen las autoridades.

La contratación de los detectives encubiertos es un plan piloto que se evaluará en septiembre.

El número de estas fiestas privadas se ha disparado en las últimas semanas en Ibiza y parece estar detrás del incremento en los contagios diarios de COVID-19. La tarea de los espías o detectives privados que quiere contratar el Gobierno isleño consistira en averiguar dónde y cuándo se celebrarán para avisar a tiempo a la policía. El perfil buscado es el de extranjeros de entre 30 y cuarenta años capaces de infiltrarse en los ambientes de marcha y pasar desapercibidos. Las multas por organizar fiestas ilegales en las Baleares oscilan entre los 100 000 y los 300 000 euros.

Ibiza es famosa por su vida nocturna, que atrae a los mejores DJ del mundo. Cientos de miles de turistas se han dirigido a la isla española en los últimos meses, a medida que más europeos se vacunan y se suavizan las restricciones de viaje.

Pero las reuniones multitudinarias están prohibidas en Ibiza para luchar contra la propagación del COVID-19. La isla tiene la tasa de infección más alta de España, con 904 casos por cada 100.000 personas en 14 días registrados el miércoles, frente a una media nacional de 633 casos.