Última hora
This content is not available in your region

El Hospital del Mar de Barcelona, desbordado por los ingresos de jóvenes y no vacunados

Access to the comments Comentarios
Por Jose Nunez Tena  & Euronews en español con AFP
euronews_icons_loading
Los trabajadores del Hospital del Mar de Barcelona, desbordados
Los trabajadores del Hospital del Mar de Barcelona, desbordados   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Están absolutamente sobrepasados. Son los trabajadores de la unidad de cuidados intensivos del Hospital del Mar de Barcelona, que estos días recibe una carga de trabajo extraordinaria debido al elevado número de casos de coronavirus en esta comunidad autónoma. El sistema sanitario de la región vuelve, como en los días de la primera ola, a ponerse seriamente a prueba.

Solo en este centro se han tenido que añadir diez nuevas camas de cuidados intensivos, para tener un total de 30, todas ellas ocupadas.

"La situación está ahora en un momento crítico más parecido a la primera ola que ninguna de ellas y estamos sobrepasados a nuestra capacidad de camas", confiesa Desireé Ruiz, supervisora de enfermería de la UCI del hospital. "Ahora temenos mucho paciente de entre 40 y 50, pacientes entre 30 y 40 y algunos pacientes entre 25 y 27 años".

Jóvenes y no vacunados

En efecto, y como alertan desde el hospital, la mayoría de los pacientes con coronavirus ingresados no son solo más jovenes que los de anteriores olas, sino que en su mayoría son personas no vacunadas, lo que llega a enervar a unos profesionales que confiesan estar al límite de sus capacidades.

"Durante la primera ola nadie se planteó en ningún momento dejar de asistir al hospital o dejar de trabajar", explica Antonia Vázquez, jefa de la UCI. "Pero cada vez es más la gente que dice: "si pudiera me iría ahora mismo para no volver". Esta situación no podemos soportarla más tiempo, todo el mundo está al límite: enfermeros auxiliares, médicos, todo el mundo", alerta Vázquez.

El fin del toque de queda y de la obligatoriedad de mascarilla en exteriores, así como la eterna relajación de muchos jóvenes son algunas de las causas de una ola claramente distinta que tiene en Cataluña uno de sus principales focos. La incidencia a 14 días de esta comunidad autónoma es ahora mismo de 742.

Aunque el número de ingresos ha descendido levemente en los últimos días, lo complicado de las fechas, con muchos profesionales ausentes por vacaciones, dificulta aun más una situación todavía crítica.