Última hora
This content is not available in your region

Cómo un proyecto de ley para luchar contra la homofobia ha polarizado a Italia

Access to the comments Comentarios
Por Andrea Carlo
 Marcha anual del Orgullo, en Milán, Italia, el sábado 26 de junio de 2021
Marcha anual del Orgullo, en Milán, Italia, el sábado 26 de junio de 2021   -   Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Italia ha afrontado una crisis tras otra en el último año, desde el colapso del Gobierno de Giuseppe Conte hasta los efectos devastadores del COVID-19.

Pero hay otro tema que ocupa los titulares y alimenta los debates televisivos: un proyecto de ley contra la homofobia que se debate en el Parlamento.

Los diputados aprobaron el pasado mes de noviembre el llamado "proyecto de ley Zan", cuyo objetivo es proteger a las personas LGBT+, las mujeres y los discapacitados de la violencia y la discriminación. Pero su camino hasta conseguir la aprobación de los senadores y convertirse en ley ha sido mucho más accidentado.

El proyecto de ley ha desatado polémica y discusiones acaloradas. Ha habido protestas en el Parlamento, mientras que el ministro de Asuntos Exteriores del Vaticano lo acusó de violar un acuerdo entre Italia y la Santa Sede que protege la libertad religiosa de los católicos.

Mientras el proyecto de ley se estanca en el Senado italiano, más allá de la cámara sus implicaciones sociales son de gran alcance, provocando lo que algunos han descrito como una auténtica guerra cultural, que enfrenta a liberales y conservadores.

¿Qué propone cambiar el proyecto de ley?

El Ddl Zan (disegno di legge, o "proyecto de ley") fue presentado por el diputado de centro-izquierda del Partido Democrático que le da nombre: Alessandro Zan, un activista de los derechos LGBT, que estaba preocupado por una creciente ola de ataques homofóbicos y transfóbicos.

En la actualidad, la sección del código penal italiano que prohíbe específicamente los delitos de odio y discriminación -o la "ley Mancino", que data de 1993- sólo menciona explícitamente los motivos "raciales, étnicos, nacionales o religiosos".

El proyecto de ley Zan añadiría así cinco nuevas categorías: sexo, género, orientación sexual, identidad de género y discapacidad.

Los actos de discriminación por estos motivos pueden acarrear a los infractores una condena de 18 meses de prisión o una multa de 6.000 euros. Los delitos violentos podrían acarrear cuatro años de prisión.

El proyecto de ley, en su forma actual, tendría también una finalidad casi pedagógica, además de su objetivo más evidente de proteger a los grupos minoritarios de la discriminación.

Por ejemplo, propone que Italia reconozca el Día Internacional contra la Homofobia, la Bifobia y la Transfobia el 17 de mayo de cada año. Sería una ocasión, dice, para sensibilizar sobre el tema en entornos públicos, como las escuelas.

Además, pide que se recojan datos y se realicen encuestas para medir la opinión pública y controlar la discriminación contra el colectivo LGBT en el país.

El proyecto de ley, sin embargo, afirma que no pretende atentar contra la libertad de expresión. En su cuarto artículo, afirma que se protege la libertad de expresar opiniones personales, no vaya a ser que esas opiniones se presten a la incitación de "actos violentos o discriminatorios".

¿Por qué es tan controvertido el proyecto de ley?

Como era de esperar, el proyecto de ley ha recibido un fuerte apoyo de los colegas de Alessandro Zan en el Partido Democrático, junto con el Movimiento Cinco Estrellas y el pequeño grupo parlamentario de izquierda, Libres e Iguales.

En el otro lado del espectro político, la ultraderechista Liga de Matteo Salvini y los Hermanos de Italia de Giorgia Meloni han sido sus principales oponentes tanto en la Cámara Baja como en la Cámara Alta, votando en contra del proyecto de ley y presentando cientos de enmiendas.

En el punto medio se encuentran Forza Italia, de Silvio Berlusconi, de centro-derecha, e Italia Viva, de Matteo Renzi, un partido centrista escindido de los demócratas en 2019.

Si bien Italia Viva apoyó inicialmente el proyecto de ley en su forma completa en la Cámara Baja, desde entonces ha cambiado su postura como parte de un supuesto esfuerzo para "ayudar" a su aprobación en el Senado, un movimiento que ha generado un grado significativo de controversia.

El proyecto de ley ha encendido un debate especialmente tenso que se ha extendido a la vida pública.

Objeto de una incesante cobertura mediática, ha atraído incluso la atención y se ha ganado el apoyo de importantes celebridades y personas influyentes, entre las que destacan el rapero Fedez y la empresaria Chiara Ferragni, la principal pareja de poder de Italia, que se enzarzaron en una acalorada disputa en las redes sociales con Renzi por sus propuestas de enmienda al proyecto de ley.

En contra del proyecto de ley se encuentra también una coalición de católicos, conservadores y algunas feministas, que critican lo que consideran una interpretación "subjetiva" de la identidad de género -posiblemente la mayor manzana de la discordia-, junto con la percepción de una "amenaza" a la libertad de expresión y la introducción de un Día contra la Homofobia en los entornos institucionales.

En respuesta, sus partidarios la consideran una medida urgente necesaria para proteger a la comunidad LGBT de un clima cada vez más hostil, al tiempo que afirman que no supone ningún riesgo para la libertad de expresión.

Aunque los sondeos de opinión sugieren que el proyecto de ley cuenta con el apoyo mayoritario de la población italiana, la existencia de una oposición especialmente ruidosa y abierta tanto dentro como fuera del parlamento lo ha convertido en un pararrayos para una conversación pública tan incendiaria.

De hecho, un rápido viaje al lujoso distrito de Parioli en Roma mostrará carteles contra el proyecto de ley Zan alineados en las paredes, acusando al proyecto de "matar la libertad" y "adoctrinar a los niños".

Italia es un país con una larga historia de polarización política, empezando por la división entre comunistas y democristianos, cuyas batallas ideológicas se prolongaron durante décadas después de la guerra.

El proyecto de ley Zan, en un país donde las cuestiones LGBT rara vez ocupan el primer plano político, ha obligado a la opinión pública italiana a reflexionar sobre sus costumbres sociales, lo que podría reavivar una antigua "guerra de valores" cultural.

Los argumentos en contra: "Es una forma de liberticidio"

Para Francesco Giubilei, escritor de 29 años y presidente de la conservadora Fundación Tatarella, la conversación pública sobre el proyecto de ley se ha transformado en un "espantoso enfrentamiento ideológico" que, en su opinión, ha generado un "clima incendiario" que ha "polarizado" a la opinión pública.

"Es un asunto delicado que se ha simplificado en exceso, y la gente de ambos lados no está dispuesta a respetar la opinión del otro", dijo.

"Si se critica el proyecto de ley Zan, se le acusa de homófobo, lo que no favorece un debate constructivo", continuó.

Como muchos otros en su campo político, Giubilei se opone al proyecto de ley Zan por diversos motivos. Uno de ellos es la introducción de la observancia de la antidiscriminación y las cuestiones LGBT en la escuela, una opinión que expresan repetidamente los políticos de la derecha.

Salvini, en una intervención pública en la ciudad toscana de Cortona el pasado martes, denunció lo que describió como "extrañas teorías" sobre el género que, según él, el proyecto de ley quería enseñar a niños de tan solo "seis y siete años".

"El género y el sexo no deberían discutirse en la escuela [...] Son asuntos privados, que deben ser tratados por las familias en un entorno familiar
Francesco Giubilei, presidente de la conservadora Fundación Tatarella

Giubilei, más moderado en su lenguaje, también expresó su preocupación por la posibilidad de que se aborden estos temas en las aulas. "El género y el sexo no deberían discutirse en la escuela", dijo. "Son asuntos privados, que deben ser tratados por las familias en un entorno familiar".

Sin embargo, es el cuarto artículo del proyecto de ley -que cubre la libertad de expresión- el que Giubilei considera más preocupante. Lo acusa de ser una forma de "liberticidio" y le preocupa que su carácter supuestamente "subjetivo" pueda tener graves repercusiones.

"El verdadero problema del proyecto de ley, si se aprobara en su forma actual, es que si alguien que es católico y cree en un conjunto específico de valores hace ciertas afirmaciones públicas, podría acabar enfrentándose a un juez que podría dictaminar que sus palabras son discriminatorias". Expresando un velado sentimiento de desconfianza hacia el sistema jurídico italiano, bromeó diciendo que "sabemos cómo funciona la justicia en Italia, lo que hace que esto sea aún más arriesgado".

El odio anti-LGBT se ha infiltrado en muchas partes de la sociedad

Pero en el extremo opuesto, la periodista Simone Alliva considera que las conversaciones sobre el "liberticidio" son infundadas y una pista falsa que distrae de las cuestiones principales.

los juristas parlamentarios que examinaron de cerca el texto no encontraron ningún problema en su terminología jurídica y en la elucidación de conceptos específicos"
Simone Alliva, periodista

"A mí me importan los hechos", declaró. "Y los juristas parlamentarios que examinaron de cerca el texto no encontraron ningún problema en su terminología jurídica y en la elucidación de conceptos específicos. Todo lo demás es pura cháchara".

El propio Alliva es un destacado defensor de los derechos LGBT, con su penúltimo libro, Caccia all'omo, que relata las experiencias de abuso y vilipendio a las que se enfrentan las personas queer en toda Italia.

Considera que el proyecto de ley es una medida necesaria. En vista de la furia del odio homofo que asola el país, el proyecto de ley es sólo una gota en el océano, dijo.

"Lo que estamos presenciando [en Italia] hoy es una guerra abierta, en la que las personas LGBT -que son insultadas, condenadas al ostracismo, atacadas y a menudo obligadas a someterse a una "terapia" de conversión- representan el principal objetivo".

Añadió que "los homófobos ya no sienten vergüenza, y el odio anti-LGBT desenfrenado se ha colado en muchas partes de la sociedad". El proyecto de ley Zan ha terminado por revelar quién está del lado de la comunidad LGBT, y quién no".

De hecho, aunque Italia ha dado grandes pasos para convertirse en un país más igualitario y respetuoso con el colectivo LGBT -empezando por la legalización de las uniones civiles entre personas del mismo sexo en 2016-, su historial está notablemente por detrás del de otros Estados de Europa Occidental.

Junto con Suiza, sigue siendo el único país de Europa Occidental en el que las parejas homosexuales todavía no pueden casarse o adoptar conjuntamente, y ocupa el puesto 35 de 49 países europeos y de Asia Central en la encuesta de ILGA de 2021 que evalúa la situación de la comunidad LGBT.

Es hora de que las personas trans sean debidamente reconocidas

En el centro del debate está la definición de la identidad de género como algo que "es percibido y mostrado por [el individuo]", lo que ha suscitado críticas de los conservadores sociales, así como de ciertas feministas radicales.

Pero en medio de tan acalorado debate están los activistas transgénero y no binarios, que han subrayado la importancia de contar con una ley que los proteja específicamente, sobre todo si se tiene en cuenta que Italia tiene la tasa de asesinatos de personas transgénero más alta de Europa.

Monica Romano, escritora, activista y primera candidata transgénero al ayuntamiento de Milán, sitúa la controversia sobre el proyecto de ley Zan y su definición de identidad de género en la estructura social y las tradiciones más amplias del país.

"Estamos en medio de una batalla cultural", afirmó. "Dada la realidad patriarcal y masculina en la que todavía vivimos en Italia -que está inextricablemente entrelazada con la herencia católica del país-, un proyecto de ley así es revolucionario, precisamente porque desafía nuestras normas culturales".

Romano subrayó la importancia de contar con un proyecto de ley que, espera, "empodere a las personas transgénero y no binarias y las haga participar más abiertamente en la vida política".

Sin embargo, su perspectiva está teñida de cierto pesimismo. "En última instancia, dudo que el proyecto de ley se apruebe en su forma completa, con sus referencias a la identidad de género", lamenta.

En la actualidad, el futuro del proyecto de ley pende de un hilo. Aunque la disputa ideológica que ha suscitado continúa, para muchos activistas de la comunidad LGBT -y especialmente para aquellos que, como Romano, son transexuales- representa algo más que una mera batalla política, sino también una batalla por el reconocimiento legal y social.

"La comunidad trans no tiene mucho poder en este país, y se enfrenta a mucha violencia", concluyó Romano. "Ya es hora de que nuestra identidad sea debidamente reconocida".

**Cada día de la semana, Uncovering Europe te trae una historia europea que va más allá de los titulares. Descargue la aplicación de Euronews para recibir una alerta diaria de esta y otras noticias de última hora. Está disponible en dispositivos Apple y Android.