This content is not available in your region

ITALIA | Nueva ola de llegadas de tunecinos por la crisis política

Access to the comments Comentarios
Por Giorgia Orlandi  & Voz en off y adaptación al español: Yaiza Martín Fradejas
Grupo de personas migrantes procedentes de Túnez llegan a Lampedusa, Italia
Grupo de personas migrantes procedentes de Túnez llegan a Lampedusa, Italia   -   Derechos de autor  Giorgia Orlandi

La prensa italiana ha alertado sobre una nueva ola de llegadas de tunecinos que huyen de su país debido a la crisis política, aunque los expertos advierten de que es pronto para analizar el impacto real en el flujo migratorio.

Francesco Piobicch, de Mediterranean Hope, organización que opera en Lampedusa, principal punto de entrada de los tunecinos que quieren llegar a Europa, explica que las cifras están lejos de los niveles registrados en tiempos de la Primavera Árabe.

"No podemos comparar la situación actual con lo que ocurrió en 2011. No es como durante la Primavera Árabe, cuando el país vivió una revolución que provocó la sadida de miles de personas. Es un contexto diferente, el país ha sido golpeado por la pandemia y por una crisis política dentro de una crisis ya existente", cuenta Piobicch.

Según Mediterranean Hope, desde julio ha aumentado el número total de personas migrantes que salieron de Túnez y llegaron a Lampedusa, aunque la tendencia no es nueva. La mayoría de quienes llegaron a Italia en los últimos meses son de origen tunecino. En 2020 las llegadas se multiplicaron por cuatro.

Recientemente, Italia y la Unión Europea prometieron apoyar la economía del país como parte de sus esfuerzos para contener la migración hacia Europa a través del Mediterráneo. En 2020 Italia ofreció 11 millones a la guardia costera tunecina y proporcionó formación y apoyo para frenar el flujo migratorio.

Majdi Karbaai es un diputado del parlamento italiano de origen tunecino. En una entrevista con Euronews, cuenta que "no está claro cómo se ha gastado el dinero, ya que la gente sigue emigrando". Cree que los gobiernos anteriores deberían haber apoyado más la economía tunecina y considera que no supieron entender los problemas a los que se enfrenta la juventud del país. "Dependiendo de a quién designe el presidente como primer ministro, Túnez podría llegar a un acuerdo y mejorar sus relaciones con Italia y la UE, como resultado de una buena gestión de la crisis migratoria. Si no, correrá el riesgo de orientarse hacia una dictadura" explica.

A día de hoy, los Estados miembros de la UE no han logrado alcanzar un compromiso. Sara Prestianni, Responsable del programa de migración y asilo en EuroMed Rights, se queja de que "aún no se ha llegado a un acuerdo entre los estados miembros. A la hora de mostrar su solidaridad para ofrecer apoyo a los países que están en primera línea de la crisis migratoria, el único acuerdo que se ha alcanzado se refiere a las repatriaciones y a la externalización de los controles fronterizos" explica.

Túnez es uno de los pocos países africanos que ha alcanzado acuerdos de repatriación con Italia. Pero eso no es suficiente. Mientras los Estados miembros siguen centrándose en evitar las salidas, Italia ha pedido a la UE más solidaridad y un mecanismo de reparto más justo.