This content is not available in your region

España se asfixia de calor, con temperaturas por encima de los 45 grados

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Un termómetro en una calle de Córdoba marca 49 grados
Un termómetro en una calle de Córdoba marca 49 grados   -   Derechos de autor  AFP

Córdoba, cuatro y media de la tarde. En un térmometro de de la calle marca 49 grados. Estas temperaturas de espanto han vaciado las calles. Solo los turistas más aguerridos se atreven a desafiar la ola de calor que azota amplias zonas de España. En Andalucía, Córdoba, Sevilla y el valle del Guadalquivir han ardido este viernes como un brasero. Algunas estaciones meteorológicas han superado a lo largo de la tarde su récord histórico.

"Estamos aquí por Córdoba pasando el día y hace un calor enorme un calor insoportable", resumen un turista.

Pepe, cochero en Córdoba, dice que va a volver a las cuadras con sus caballos porque no hay clientes. "La pandemia afecta mucho, pero la calor, ya ves. Esto antiguamente, pues hace tres o cuatro años, había gente, pero la calor es insoportable", se lamenta.

Y lo peor, dicen los expertos, está por llegar. El calor extiende hacia la meseta y los valles de los grandes ríos. Este sábado se espera que sea el día más tórrido, con los termómetros disparados y las noches tan hirvientes como los días. José María Sánchez es portavoz de la Agencia Española de Meteorología (Aemet).

"Las temperaturas van a superar los 45 grados en bastantes puntos de la península Ibérica y, sobre todo, vamos a tener temperaturas nocturnas muy altas que van a impedir que la población pueda descansar mínimamente esta noche. Esto va a durar hasta el lunes", explica.

La mayor parte de España está en alerta por riesgo extremo de incendios forestales. Maikol, un turista italiano, llegó de Italia escapando de Lucifer, la ola de calor que afecta a la península transalpina, para encontrarse con esto.

"Venimos de Italia, que hacía un calor terrible. Hemos llegado aquí y es como si siguiéramos allí. Allí hacía 48 grados y aquí 43", dice entre risas.