Última hora
This content is not available in your region

La primera ministra de Nueva Zelanda promete acabar con la variante delta a medida que se amplía el brote

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La primera ministra de Nueva Zelanda promete acabar con la variante delta a medida que se amplía el brote
La primera ministra de Nueva Zelanda promete acabar con la variante delta a medida que se amplía el brote   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Praveen Menon

WELLINGTON, 20 ago – La primera ministra, Jacinda Ardern, instó el viernes a los neozelandeses a adherirse a su estrategia para eliminar la variante delta, de rápida propagación, al tiempo que ampliaba un estricto confinamiento en medio de un aumento de las infecciones.

Los críticos de Ardern se preguntan si podrá repetir la hazaña del año pasado de casi erradicar la COVID-19, mientras su Gobierno lucha por vacunar a la población frente a la variante delta, más infecciosa.

“Hemos estado aquí antes… sabemos que la estrategia de eliminación funciona”, dijo Ardern en una conferencia de prensa. “Los casos aumentan y luego disminuyen hasta que no tenemos ninguno. Está probado y es cierto… sólo tenemos que aguantar”.

Ardern amplió el confinamiento para la población de 5,1 millones de habitantes hasta la medianoche del martes, ya que el brote se extendió más allá de la ciudad más grande, Auckland, hasta la capital, Wellington.

Los 11 nuevos casos del viernes, tres de ellos en Wellington, elevaron el número de infecciones en Nueva Zelanda a 31.

Los neozelandeses habían estado viviendo sin el virus y sin restricciones hasta que Ardern ordenó el martes un encierro brusco de tres días en todo el país, con un confinamiento de siete días para Auckland, tras el descubrimiento del primer caso desde febrero.

El jefe de Sanidad, Ashley Bloomfield, advirtió que el cierre en el epicentro del brote, Auckland, podría ampliarse aún más.

Los confinamientos duros de Ardern y el cierre de la frontera internacional en marzo de 2020 ayudaron a frenar la COVID-19, pero el Gobierno se enfrenta ahora a cuestiones sobre el retraso en la aplicación de la vacuna, así como al aumento de los costes en un país que depende en gran medida de una mano de obra inmigrante.

Apenas un 19% de la población ha sido vacunada en su totalidad, el ritmo más lento entre las naciones ricas del grupo de la OCDE.