Última hora
This content is not available in your region

Benjamin Bernheim maravilla en su recital en el Festival de Salzburgo

euronews_icons_loading
Benjamin Bernheim maravilla en su recital en el Festival de Salzburgo
Derechos de autor  euronews
Por Andrea Buring
Tamaño de texto Aa Aa

El tenor francés Benjamin Bernheim maravilla en su recital en el Festival de Salzburgo con un repertorio musical con obras alemanas, inglesas y francesas. Su pieza favorita es 'Poema del amor y del mar', del compositor francés Ernest Chausson. Se trata de una obra dedicada al amor llena de magia y simbolismo.

"Con esta pieza, Chausson nos permite experimentar las diferentes etapas de los amores de la vida desde el principio, la creación, el descubrimiento, hasta el final... "El tiempo de las lilas no volverá. Nuestro amor está muerto para siempre" y eso es algo muy, muy intenso", declara Benjamin Bernheim.

"Puede parecer muy anticuado en nuestro mundo contemporáneo, tomarse tiempo para pensar en uno mismo, en sus sentimientos, que es, en cierto modo, el corazón del romanticismo. Creo que esto todavía debe significar algo para la gente", afirma el pianista francés Mathieu Pordoy.

"El romanticismo puede ser visto como una especie de dulzura enfermiza. Pero, también, hablamos de cosas que duelen, no solamente de cosas que están bien presentadas, adornadas con hermosos ramos de flores. No es de eso de lo que estamos hablando. Se trata, también del dolor del romanticismo", señala Bernheim.

El ambiente íntimo de un recital supone un gran reto para los artistas. El vínculo que se crea entre el cantante, el pianista y el público es un vínculo mágico.

"Lo más difícil es estar de pie frente al público y contar tus historias sin la protección de la orquesta, sin la protección del decorado, de los diferentes elementos del escenario", explica Pordoy.

"Es enorme lo que tiene que hacer el pianista, el acompañante. Realmente, los dos estamos expuestos, en cierto modo. Y, creo que eso también puede dar mucho miedo", declara Benjamin Bernheim.

"Salzburgo, es una ciudad que respira música todo el año y es un lugar en el que realmente puedes sentir las melodías vibrando, independientemente del lugar en el que te encuentres. Realmente, hay algo en Salzburgo que nos da a nosotros, los cantantes, los artistas, una especie de legitimidad", concluye el tenor francés.