Última hora
This content is not available in your region

RESUMEN-Talibanes celebran victoria con disparos al aire tras salida de tropas EEUU de Afganistán

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
RESUMEN-Talibanes celebran victoria con disparos al aire tras salida de tropas EEUU de Afganistán
RESUMEN-Talibanes celebran victoria con disparos al aire tras salida de tropas EEUU de Afganistán   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

31 ago – Los talibanes celebraron el martes su victoria sobre Estados Unidos disparando sus armas al aire, con desfiles de ataúdes envueltos en las banderas de Estados Unidos y la OTAN y preparándose para ejercer su mando tras la retirada de las últimas tropas estadounidenses de una destruida Afganistán.

Los militantes islamistas controlan ahora más territorio que cuando gobernaron por última vez antes de ser derrocados en la guerra más larga librada por Estados Unidos, que cobró la vida de casi 2.500 soldados estadounidenses y una cifra estimada de 240.000 afganos, y costó unos 2 billones de dólares.

“Estamos orgullosos de estos momentos, de haber liberado a nuestro país de una gran potencia”, dijo en el aeropuerto de Kabul el portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, después de que un C-17 se llevó las últimas tropas un minuto antes de la medianoche, poniendo fin a una apresurada y humillante salida para Washington y sus aliados de la OTAN.

Una imagen tomada por el Pentágono con lentes de visión nocturna mostró al último soldado estadounidense que subió al vuelo final de evacuación de Kabul: el general de división Chris Donahue, comandante de la 82ª División Aerotransportada.

La invasión estadounidense de 2001 expulsó del poder a los talibanes e impidió que Afganistán fuera usada como base por Al Qaeda para atacar a Estados Unidos.

Los talibanes implantaron una estricta interpretación de la ley islámica entre 1996 y 2001, con una gran opresión sobre las mujeres, y ahora el mundo está pendiente de comprobar si forman un gobierno más moderado e inclusivo en los próximos meses.

Durante las celebraciones de los talibanes había una mezcla de triunfo y júbilo, pero también miedo.

Mientras la multitud se alineaba en las calles de la ciudad oriental de Khost durante un falso funeral con ataúdes envueltos con banderas occidentales, en Kabul se formaban largas filas al exterior de bancos cerrados desde la caída de la capital.

“Tenía que ir al banco con mi madre, pero cuando llegué los talibanes (estaban) golpeando a las mujeres con palos”, dijo una mujer de 22 años que pidió mantenerse en el anonimato temerosa por su seguridad.

Según narró, el ataque ocurrió entre una multitud al exterior de una sucursal del Banco Azizi cercana al Hotel Kabul Star, en el centro de la capital. “Es la primera vez que veo algo así y realmente me asustó”.

La destrucción por los recientes combates, las divisiones entre su gente y una interrupción de las labores de gobierno y de la ayuda exterior de la que muchos afganos dependen ha dejado al país en un estado precario. Miles de afganos ya han huido por temor a las represalias de los talibanes.

El Senado estadounidense aprobó una legislación para dar ayuda a sus ciudadanos que regresan de Afganistán y los países de la Unión Europea propusieron un aumento de la asistencia a Kabul y sus vecinos. No obstante, los 27 miembros del grupo no fueron capaces de acordar una política común sobre la aceptación de solicitantes de asilo.

La comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, dijo que el bloque debería aceptar a mujeres, niños, jueces, periodistas y activistas de los derechos humanos ahora vulnerables a los talibanes tras 20 años de mayores derechos y libertades.

Más de 123.000 personas fueron evacuadas de Kabul en un masivo pero caótico puente aéreo por parte de Estados Unidos y sus aliados en las dos últimas semanas, pero muchos de los que ayudaron a los países occidentales durante la guerra se quedaron atrás.

Un contingente de estadounidenses, que el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, estimó en menos de 200 y posiblemente más cercano a 100, quería irse, pero no pudo subir a los últimos vuelos.

AMARGASALIDA

El general Frank McKenzie, comandante del Mando Central de Estados Unidos, dijo en una comparecencia en el Pentágono que dejar gente atrás fue descorazonador. “Pero creo que si nos hubiéramos quedado otros 10 días, no habríamos sacado a todos”, afirmó.

Las tropas estadounidenses salientes destruyeron más de 70 aviones y decenas de vehículos blindados. También desactivaron las defensas aéreas que frustraron un ataque con cohetes de Estado Islámico.

Mientras los talibanes veían el adiós a Kabul de las tropas estadounidenses en la noche del lunes, al menos siete de sus combatientes murieron en combates en el valle del Panjshir, al norte de la capital, dijeron dos miembros del principal grupo opositor antitalibán.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo que el ejército estadounidense no está preocupado por las imágenes de talibanes andando por el aeropuerto de Kabul portando armas y analizando sus helicópteros, ya que según dijo a CNN pueden inspeccionar todo lo que quieran, pero no hacerlos volar.

No obstante, “el ambiente de amenaza” sigue siendo elevado, señaló. “Obviamente, estamos preocupados por el potencial de represalia de los talibanes en el futuro y somos conscientes lo vimos nosotros mismos de la amenaza que ISIS-K sigue planteando dentro de Afganistán”.

ISIS Jorasán (ISIS-K por su sigla en inglés) a es la filial de Estado Islámico que se atribuyó la autoría de un atentado suicida al exterior del aeropuerto de Kabul el jueves, que acabó con la vida de 13 soldados estadounidenses y decenas de civiles afganos.