Última hora
This content is not available in your region

¿Quién es Salah Abdeslam, el único superviviente del comando de los atentados de 2015 en París?

Access to the comments Comentarios
Por Julien Pavy
La Policía Nacional francesa publicó un aviso de busca y captura para intentar localizarle
La Policía Nacional francesa publicó un aviso de busca y captura para intentar localizarle   -   Derechos de autor  Uncredited/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Un hombre entre la veintena de acusados, estará en el centro del juicio por los atentados del 13 de noviembre que se abre este miércoles en París.

El perfil de un delincuente de poca monta sin puntos de referencia

Salah Abdeslam, el único miembro del comando terrorista que sigue vivo, no pudo morir como mártir por culpa de un cinturón de explosivos defectuoso. Las razones de su supervivencia siguen sin aclararse.

Al día siguiente de los atentados, fue exfiltrado por un amigo a Bélgica. Este fue el comienzo de una carrera de cuatro meses que terminó en marzo en Molenbeek, un suburbio de Bruselas, donde creció con otros dos terroristas del 13 de noviembre, su hermano Brahim, y un amigo, Abdelhamid Abaaoud, uno de los cerebros de los ataques.

Un importante papel logístico antes de los atentados

En Molenbeek, el perfil de Salah Abdeslam se asemeja al de un delincuente de poca monta más acostumbrado a los locales nocturnos que a la oración.

La investigación demuestra que se pasó al Estado Islámico en una fase tardía y que tenía previsto ir a Siria, un proyecto que no llevó a cabo.

Pero desempeñó un importante papel logístico en la preparación de los atentados: hizo varios viajes a Hungría, donde recogió a una docena de hombres que habían llegado por la ruta de los migrantes. Entre ellos están los futuros terroristas de los atentados a los que envía a Bélgica.

Salah Abdelsam también compró material para fabricar explosivos, reservó habitaciones en la región de París, que sirvieron de escondite al comando, y alquiló un coche con el que dejó a los suicidas en el Stade de France, donde, según él, debía inmolarse, antes de unirse finalmente al equipo que atacó las terrazas de París.

Pudo huir tranquilamente en metro y se trasladó a Bruselas. Permaneció huido durante cuatro meses, hasta su detención en Bruselas en marzo de 2016.

Mudo desde su detención

Desde su detención en Bélgica, Salah Abdelsam está encarcelado bajo alta seguridad en la prisión de Fleury-Mérogis. Hasta ahora ha guardado silencio ante los investigadores, pero también ante sus abogados. Dos de ellos han tirado la toalla, uno de ellos describiéndolo en estos términos: "Es un pequeño idiota" (...) "más seguidor que líder" (...) que tiene "la inteligencia de un cenicero vacío".

Salah Abdeslam ya tuvo un primer juicio en abril de 2018 en Bélgica. Acusado de disparar a los agentes de policía durante un registro realizado en el marco de la investigación de los atentados del 13 de noviembre, fue condenado a 20 años de prisión.

Tras el juicio de París, le espera otro juicio, el del doble atentado de Bruselas que dejó 32 muertos en marzo de 2016.