Última hora
This content is not available in your region

Los talibanes ultiman el Gobierno mientras reprimen manifestaciones a palos en Afganistán

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  & Anelise Borges
euronews_icons_loading
Los talibanes ultiman el Gobierno mientras reprimen manifestaciones a palos en Afganistán
Derechos de autor  Wali Sabawoon/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Son imágenes angustiosas en las que los talibanes utilizan palos para golpear a las mujeres. Ocurrió durante una protesta en Kabul el miércoles, en la que los manifestantes clamaban "libertad".

Desde que se anunció el martes el nuevo Gobierno interino, compuesto exclusivamente por hombres, se han prohibido todas las protestas y manifestaciones que no cuenten con la aprobación oficial.

Nuestra corresponsal internacional Anelise Borges habló con el portavoz de los talibanes sobre la nueva administración.

Zabihullah Mujahid ha indicado que “el Consejo no se ha completado todavía y que se completará pronto”. El portavoz ha destacado: “Todo el mundo está trabajando, mientras tanto hay muchas reformas. Ya sabéis que los despachos estaban vacíos. Hemos introducido supervisores para mejorar las oficinas".

A la pregunta de Anelise sobre si le preocupa cómo convencer a la comunidad internacional de la inclusividad del nuevo gobierno Mujahid ha señalado: "Todos los problemas están resueltos, lo importante es el tema de la seguridad que mejorará, todo lo demás está arreglado".

En una visita a la base aérea estadounidense de Ramstein, Alemania, el Secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, dice que el nuevo Gobierno afgano será juzgado por sus actos:

"A pesar de proclamar que el nuevo Gobierno sería inclusivo, la lista de nombres del anuncio está compuesta exclusivamente por miembros de los talibanes o de sus allegados, y por ninguna mujer. Entendemos que los talibanes han presentado con esto un gabinete provisional, les juzgaremos por sus acciones".

Todo esto ocurre mientras el mundo occidental sigue con la difícil tarea de sacar al resto de sus ciudadanos del país.