Última hora
This content is not available in your region

Afganistán podría "retroceder generaciones" si no recibe ayuda económica, según la ONU

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual con EFE
euronews_icons_loading
Afganistán podría "retroceder generaciones" si no recibe ayuda económica, según la ONU
Derechos de autor  AFARIA / EVN
Tamaño de texto Aa Aa

Afganistán podría "retroceder generaciones" sin la ayuda económica. Esta es la advertencia lanzada por la representante especial Deborah Lyons en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU.

Naciones Unidas ha pedido a la comunidad internacional que desbloquee los fondos asignados a Afganistán, bloqueados tras la toma del poder por los talibanes, para evitar una catástrofe humanitaria.

Deborah Lyons como enviada especial de la ONU a Afganistán destaca: "El propósito comprensible es negar estos fondos a la administración talibán que se ha convertido en realidad. Sin embargo, el efecto inevitable será una grave recesión económica que podría sumir a muchos más millones de personas en la pobreza y el hambre, puede generar una oleada masiva de refugiados de Afganistán y, de hecho, hacer retroceder a este país varias generaciones."

En un discurso ante el Consejo de Seguridad, Lyons urgió a la comunidad internacional a permitir que la economía afgana "respire" durante unos meses mientras se decide qué hacer con las sanciones internacionales que existen contra los talibanes.

"Ustedes tendrán que decidir qué pasos tomar con respecto a la lista de sanciones y el impacto en la futura cooperación. Sin embargo, primero, tenemos que centrarnos en la crisis humanitaria preexistente (...), que está empeorando mientras hablamos", dijo a los miembros del Consejo.

Lyons recordó que de la treintena de nombres anunciados por los talibanes como miembros del nuevo Gobierno, "muchos están en la lista de sanciones de la ONU, incluidos el primer ministro, los dos viceprimeros ministros y el ministro de Exteriores".

Varios países, apuntó, tienen además sus propias sanciones contra los insurgentes, por lo que pidió buscar "rápidamente" mecanismos que permitan que las agencias de Naciones Unidas y las organizaciones no gubernamentales puedan facilitar la ayuda que la población necesita.

Más allá de esa asistencia humanitaria inmediata, la diplomática insistió en que se desbloqueen los fondos para Afganistán que muchos países e instituciones paralizaron con la toma del poder de los talibanes para evitar que se desencadene una gran "crisis".

"Hay que encontrar, y rápido, una fórmula que permita que el dinero fluya hacia Afganistán para evitar un colapso total de la economía y el orden social. Deben crearse salvaguardas para evitar que el dinero se gaste donde tiene que gastarse y no sea malgastado por las autoridades de facto", señaló.

"Debe permitirse que la economía respire durante unos meses más, dando a los talibanes una oportunidad para demostrar flexibilidad y una verdadera voluntad de hacer las cosas de una forma distinta esta vez, sobre todo desde una perspectiva de derechos humanos, género y lucha antiterrorista", insistió

La población afgana, de 38 millones de personas, corre el riesgo de verse sumida en una pobreza prácticamente generalizada. En la actualidad, el 72% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza (con menos de un dólar al día) y esta tasa podría aumentar hasta el 97% a mediados del próximo año, según Naciones Unidas.

Convertido en uno de los países más pobres del mundo, Afganistán está empezando a recibir ayuda humanitaria de sus vecinos. Los primeros envíos llegaron el jueves desde Pakistán, Kazajistán y Bahréin con alimentos, medicinas y equipos médicos.