Última hora
This content is not available in your region

Confirman la existencia de una ballena de cuatro patas de hace 43 millones de años

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual
euronews_icons_loading
Confirman la existencia de una ballena de cuatro patas de hace 43 millones de años
Derechos de autor  Nick Ut/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Científicos egipcios logran identificar los huesos de una nueva especie de ballena depredadora de cuatro patas. Sus restos fueron desenterrados hace más de una década en el desierto occidental del país. Es uno de los fósiles más antiguos de la depresión de Fayum.

Abdalla Gohar, investigador del Centro de Paleontología de la Universidad de El Mansura, señala: "La ballena 'Phiomicetus anubis' vivió hace 43 millones de años en la depresión de Fayum, su longitud era de aproximadamente tres metros y pesaba unos 600 kilogramos. Por lo tanto, es uno de los mayores y más feroces depredadores de esta región en la que vivió hace 43 millones de años.

"El 'Phiomicetus anubis' era una ballena muy importante porque tenía cuatro extremidades. Su trascendencia radicaba en que se encontraba en la mitad de la cadena evolutiva de las ballenas".

Eran unas cazadoras expertas y vivían tanto en tierra como en el mar. Tenían el cráneo y el morro alargados . Sus restos han permitido establecer la conexión entre cómo estos animales pasaron de ser mamíferos herbívoros y terrestres a especies carnívoras acuáticas.

Hesham Sallam, profesor de paleontología de la Universidad de El Mansura y de la Universidad Americana de El Cairo, apunta: "Es un descubrimiento muy importante porque ha permitido que se registre uno de los eslabones perdidos, una forma transitoria que hubo a lo largo de la evolución de (la) ballena, desde que habitó totalmente en la tierra como animal terrestre hasta que se convirtió en la ballena totalmente acuática que existe en la actualidad".

Los fósiles sirven permiten enlazar con los los restos de hace 50 millones de años que se encontraron en India y Pakistán. El descubrimiento se ha producido tras una colaboración de cuatro años entre centíficos egipcios y estadounidenses.