Última hora
This content is not available in your region

Seis claves de las históricas Elecciones Generales en la República Checa

Access to the comments Comentarios
Por David Hutt
euronews_icons_loading
El primer ministro Andrej Babis, podría dejar el cargo pronto.
El primer ministro Andrej Babis, podría dejar el cargo pronto.   -   Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

La República Checa parece destinada a cambiar de rumbo. La suma de dos coaliciones podría desbancar al primer ministro Andrej Babis. Además la enfermedad del presidente Miloš Zeman, que se encuentra hospitalizado, añade incertidumbre a la posible investidura. Estas son algunas de las claves de las Elecciones Generales en Chequia y sus posibles repercusiones en Europa.

1. Andrej Babis pierde el voto popular y probablemente el Gobierno

En unas elecciones generales consideradas como una victoria de la democracia liberal en la República Checa, el partido en el poder del Primer Ministro Andrej Babis, un magnate a menudo tildado de populista, ha sido derrotado en el voto popular por una nueva alianza de centro-derecha que parece dispuesta a formar el próximo Gobierno de coalición.

El partido en el poder, la Alianza de Ciudadanos Descontentos o ANO, obtuvo un escaño más que la alianza SPOLU en las elecciones generales de este fin de semana, pero parece poco probable que pueda encontrar socios para alcanzar la mayoría en la Cámara de Diputados, lo que apunta a la creación de un Gobierno de coalición entre SPOLU y otra alianza política.

Sin embargo, Babis sigue siendo el candidato a primer ministro designado por el presidente Milos Zeman antes de caer enfermo y ser hospitalizado. Dado que se espera que Babis pierda el voto de confianza del Parlamento, podrían pasar varios meses antes de que se forme un nuevo gobierno.

Zeman, que ahora desempeña el papel de creador de reyes, fue trasladado al hospital el domingo por la tarde tras semanas de mala salud y, según se informa, se encuentra en cuidados intensivos. Si no puede desempeñar sus funciones, probablemente supondrá el fin de la carrera política de Babis y acelerará la formación del próximo Gobierno.

El SPOLU fue creado a principios de este año por tres partidos, entre ellos los Demócratas Cívicos (ODS), el segundo partido más grande del país al llegar a las elecciones.

Antes de las elecciones, la alianza SPOLU dijo que aceptaría trabajar en un gobierno de coalición con otra nueva alianza política formada este año entre el Partido Pirata (PIR) y el partido Alcaldes e Independientes (STAN). La alianza PIR-STAN obtuvo 37 escaños, la tercera mayor cuota, en las elecciones de este fin de semana.

Las alianzas SPOLU y PIR-STAN se han autodenominado "bloque democrático" frente a la supuestamente antiliberal ANO y el partido de extrema derecha Libertad y Democracia Directa (SPD), este último con algo menos del 10% de los votos. Las dos alianzas combinadas controlan ahora 108 escaños en la Cámara de Diputados, de 200 miembros.

La participación de los votantes subió hasta cerca del 65%, frente al 60% de las últimas elecciones legislativas de 2017.

"El resultado es una sorpresa, pero no una bomba", dijo Sean Hanley, profesor asociado de política de Europa Central y Oriental en el University College de Londres. La mayoría de los sondeos de opinión antes de las elecciones daban a ANO una ventaja de cinco puntos porcentuales sobre SPOLU, pero acabó quedando por detrás de la alianza de centro-derecha por unos 0,6 puntos.

Según Hanley, la "guerra cultural antiliberal" lanzada por ANO podría haber sido contraproducente. Babis intensificó su retórica antiinmigración antes de las elecciones y el mes pasado invitó a un mitin de campaña al controvertido primer ministro húngaro Viktor Orban, artífice de una aparente "democracia antiliberal".

Babis, multimillonario y segundo hombre más rico de la República Checa, ha tendido a oscilar en el espectro político. Pero su campaña se ha visto afectada por acusaciones de corrupción. Una auditoría de la Comisión Europea realizada a principios de este año determinó que estaba en conflicto de intereses por la forma en que su conglomerado Agrofert aceptaba subvenciones de Bruselas.

Hay investigaciones en curso en la República Checa sobre sus presuntos amaños financieros, y unos días antes de las elecciones se le presionó para que explicara la intrincada estructura en paraísos fiscales que utilizó para comprar una mansión de 15 millones de euros en el sur de Francia, tal y como se desprende de los "Papeles de Pandora", el mayor conjunto de datos filtrados sobre paraísos fiscales.

2. Primicia histórica: comunistas y socialdemócratas no logran entrar en el Parlamento

Por primera vez desde 1920, el parlamento checo no tendrá delegados comunistas, después de que el Partido Comunista de Bohemia y Moravia (KSCM) no consiguiera más del 5% de los votos, el umbral necesario para entrar en el parlamento.

El partido político más antiguo del país, el socialdemócrata (CSSD), tampoco ha conseguido entrar en el Parlamento por primera vez en su historia.

Los expertos consideran que ANO ha restado votantes de izquierda a su socio de coalición saliente, el CSSD, así como al KSCM de extrema izquierda, que había respaldado al gobierno de Babis en el parlamento desde 2018. En la campaña, Babis hablaba con frecuencia de que su gobierno aumentaría el salario mínimo y las pensiones, una política clave para el voto mayoritario de la izquierda.

Tras fracasar en su intento de entrar en el parlamento por primera vez desde la formación de la República Checa en 1993, los líderes del CSSD, Jan Hamacek, y del KSCM, Vojtech Filip, dimitieron el sábado por la noche.

AP Photo
El presidente del Partido Comunista (KSCM), Vojtech Filip, habla con los medios antes de presentar su dimisiónAP Photo

3. Los Piratas de centro-izquierda se encuentran desorientados tras una mala actuación

La campaña de la guerra cultural parece haber perjudicado a los Piratas de centro-izquierda, que fueron los destinatarios de la mayoría de las diatribas de Babis y de los numerosos medios de comunicación que posee el actual primer ministro, dijo Hanley.

El Partido Pirata recogió solo cuatro escaños en su nueva alianza, por debajo de los 22 que obtuvo en las últimas elecciones generales de 2017.

Sin embargo, su retórica antiliberal también puede "ayudar a movilizar a los votantes antibabis detrás de SPOLU, que subrayó que era una amenaza para la democracia desde el principio", añadió Hanley.

A pesar de que el SPOLU y las alianzas PIR-STAN cuentan ahora con una mayoría de escaños, los analistas prevén un prolongado estancamiento postelectoral y podrían pasar meses antes de que la República Checa tenga un nuevo gobierno.

Una hora después de que terminara el recuento a las 14:00 horas del sábado, el líder de la alianza SPOLU, Petr Fiala, que probablemente se convertirá en el próximo Primer Ministro una vez que termine el caos postelectoral, dijo que iniciaría conversaciones de coalición con la alianza PIR-STAN.

Sin embargo, el escrutinio ha sido muy reñido. Con cerca del 70% de los distritos escrutados a las 16:00 horas del sábado, parecía que ANO se encaminaba a una estrecha victoria. Sin embargo, la mayoría de los distritos de Praga aún no se habían escrutado y ANO se encontraba en tercer lugar en la capital. A las 17.00 horas, ANO todavía tenía una ventaja de 1,8 puntos porcentuales sobre SPOLU. Una hora más tarde, se redujo a sólo 0,4 puntos.

Al final, SPOLU ganó el voto popular por sólo 35.000 papeletas. Pero el sistema de representación proporcional de la República Checa hizo que ANO obtuviera 72 escaños frente a los 71 de SPOLU.

Si el partido anticorrupción Prisaha o el CSSD hubieran obtenido un 0,3% y un 0,4% más de votos, respectivamente, habrían entrado en el parlamento y, muy probablemente, habrían llegado a algún acuerdo con ANO.

4. La coalición de la oposición podría ser demasiado difícil de manejar para gobernar con eficacia

David Klimes, uno de los principales comentaristas políticos, afirmó el domingo que el bloque de SPOLU y Pir-STAN "está ahora celebrando merecidamente, pero no estamos seguros de cuánto durará la euforia".

De hecho, incluso si consiguen evitar que Babis mantenga el poder, será una lucha ardua para que las dos alianzas, que tienen intereses políticos muy diferentes, encuentren un terreno común.

"Tal vez Zeman, suponiendo que esté lo suficientemente bien, podría plantear algún tipo de condiciones, como la exclusión de los Piratas", dijo Hanley. O podría negarse a aceptar ciertos ministros o nombramientos de primer ministro.

"Pero tarde o temprano, creo que surgirá una coalición SPOLU/Pir-STAN", añadió Hanley. "La cuestión clave puede ser entonces cómo de estable será teniendo en cuenta los cinco partidos implicados".

La República Checa tiene un historial de coaliciones de dos o tres partidos, pero no de cinco. El SPOLU está compuesto por el ODS, además de los democristianos (KDU-CSL) y el centrista TOP-09.

Los tres han encontrado un terreno común en un manifiesto compartido, pero será más difícil encontrar puntos en común con la alianza Pir-STAN, cuyo manifiesto estaba en desacuerdo con el grupo de centro-derecha.

Mientras que el SPOLU tiene un programa pro-empresarial y de bajos impuestos, la alianza Pir-STAN ha reclamado políticas progresistas. Fiala, líder de SPOLU y probable primer ministro, ha acusado en el pasado a los Piratas de ser "neomarxistas".

Sin embargo, esto podría ser más fácil, ya que las elecciones fueron una "tragedia" para el Partido Pirata, el tercer partido más grande que iba a votar, dijo Kostelka. Aunque la alianza Pir-STAN obtuvo 37 escaños en las elecciones de este fin de semana, sólo cuatro de ellos fueron para los candidatos piratas, lo que significa que perdió 18 escaños y se convirtió en el socio menor de la alianza. El líder de STAN, Vit Rakusan, obtuvo más votos preferenciales que Babis.

5. La mala salud de Zeman podría frenar la toma de poder de Babis tras las elecciones

El Presidente Zeman debe ahora nombrar a un primer ministro que deberá acudir al Parlamento para obtener un voto de confianza. Antes de las elecciones, Zeman dijo que ofrecería el cargo de primer ministro al líder del partido más grande, no a la alianza más grande. Con los 72 escaños de ANO, eso significa Babis.

Sin embargo, si es nombrado, lo más probable es que Babis pierda el voto de confianza en el parlamento, dado que la mayoría de los escaños están ahora en manos de SPOLU y la alianza Pir-STAN.

Es posible que Zeman mantenga a Babis como primer ministro sin la aprobación del parlamento hasta las próximas elecciones presidenciales de enero de 2023, aunque los políticos del SPOLU han dicho que intentarán destituir a Zeman a través del Tribunal Constitucional si eso ocurre.

En el periodo previo a las elecciones se especuló con la posibilidad de que Babis se viera obligado a pactar con el partido de extrema derecha SPD, que obtuvo 20 escaños en el Parlamento, lo que supone una pérdida de dos respecto a las anteriores elecciones legislativas. Pero un pacto ANO-SPD seguiría teniendo una minoría de escaños en el parlamento.

Una alternativa para Babis sería intentar romper la alianza con Spolu. Antes de las elecciones circularon rumores de que el ODS podría desertar del campo democrático tras las elecciones, dijo Filip Kostelka, profesor de la Universidad de Essex.

De los 71 escaños que ganó Spolu este fin de semana, el ODS controla 33. Por lo tanto, un hipotético pacto ANO-ODS tendría la mayoría de los escaños en el parlamento. Las fuentes dicen que una condición sería que Babis dimitiera como líder de ANO, quizás a cambio de clemencia en las investigaciones anticorrupción en curso. Babis dijo el sábado que dejaría la política si ANO entra en el parlamento en la oposición.

Sin embargo, sería un "suicidio político" para el ODS romper con la alianza Spolu y aliarse con ANO, dijo Kostelka. De hecho, la popularidad de ANO depende del atractivo personal de Babis y, si su salida de la política es la condición de un pacto ANO-ODS, el apoyo de ANO se desplomaría en las siguientes elecciones.

AP Photo
l presidente de la República Checa, Milos Zeman, ingresa en el hospital militar de Praga, República Checa, el domingo 10 de octubre de 2021AP Photo

"Zeman querrá dar tiempo a Babis para que rompa la coalición electoral Spolu y tratará de persuadir al ODS. Pero Babis tiene muy pocas posibilidades de éxito", dijo Lubomir Kopecek, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Masaryk.

El principal problema que complica las negociaciones postelectorales es la salud de Zeman, añadió Kopecek. Este hombre de 77 años, que se encuentra en silla de ruedas, no pudo salir del Castillo de Praga para votar el sábado y se cree que sufre problemas de hígado.

A mediodía del domingo, justo después de reunirse con Babis, Zeman fue trasladado en ambulancia al Hospital Militar Central de Praga. Un médico declaró en rueda de prensa que Zeman estaba siendo tratado en una unidad de cuidados intensivos.

"Si Zeman retrasa demasiado la formación del gobierno, puede enfrentarse a la amenaza de perder los poderes por su incapacidad para ejercerlos", dijo Kopecek, lo que significa que Babis podría no tener semanas o meses para intentar maniobrar y mantenerse en el poder.

En caso de que Zeman tenga que dimitir como presidente por motivos de salud o fallezca, el cargo de jefe de Estado sería asumido por el presidente de la Cámara de Diputados o del Senado, la Cámara Alta. Este último asumiría el papel si el presidente deja el cargo antes de que la nueva Cámara de Diputados vuelva a reunirse.

En cualquier caso, el actual presidente del Senado, Milos Vystrcil, pertenece al partido ODS de la alianza SPOLU, y el próximo presidente de la Cámara de Diputados será probablemente también un miembro de la alianza de centro-derecha.

6. Es probable que los checos vuelvan a Occidente y dejen de coquetear con Rusia/China

Si SPOLUy la alianza Pir-STAN forman el próximo gobierno, "significará una estabilización de la democracia checa y una fuerte confirmación de sus compromisos occidentales, con la UE y la OTAN", dijo Kostelka.

También significará que la República Checa evita un enfrentamiento con la UE. A principios de este año, una auditoría de la Comisión Europea determinó que Babis estaba en conflicto de intereses por haber aceptado subvenciones de Bruselas en su conglomerado Agrofert. La auditoría descubrió que Babis seguía tomando decisiones en la empresa a pesar de que había puesto formalmente sus intereses en un fondo fiduciario cuando se convirtió en primer ministro en 2017.

La Comisión Europea había amenazado con retrasar pagos vitales a la República Checa a menos que realizara reformas clave en sus leyes anticorrupción, y un segundo mandato de Babis habría escalado las tensiones con Bruselas.

"Parece probable que la política exterior del gobierno checo se alinee de forma más consistente con la UE y Estados Unidos", dijo Richard Q. Turcsanyi, director de programas del Instituto Centroeuropeo de Estudios Asiáticos de la Universidad Palacky de Olomouc.

También supondría el fin de las misivas amistosas hacia China o Rusia, dijo Turcsanyi, pero añadió que Zeman, principal artífice de la agenda pro-China y pro-Rusia, podría seguir siendo presidente hasta enero de 2023.

"En general, el resultado de las elecciones es una buena noticia, o incluso un triunfo, para la democracia liberal", dijo Kostelka.