Última hora
This content is not available in your region

Erupción sin tregua en La Palma | Miles de vecinos confinados y otra colada a 300 metros del océano

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Isaac, un vecino de La Palma, observa cómo la lava se acerca a su casa
Isaac, un vecino de La Palma, observa cómo la lava se acerca a su casa   -   Derechos de autor  RTVE
Tamaño de texto Aa Aa

Como lenguas ardientes, las coladas de lava del volcán de Cumbre Vieja siguen su avance imparable por la isla canaria de La Palma, arrasando viviendas y cultivos. La erupción, que se agravó dramáticamente el pasado fin de semana, cuando la lava se desbordó y aparecieron nuevos flujos, ha entrado en su cuarta semana sin dar tregua y sin final a la vista.

3 500 vecinos confinados por los gases tóxicos de un incendio en una cementera

Unos 3 500 vecinos de El Paso y Los Llanos de Aridane tuvieron que ser confinados este lunes debido a la entrada de una de las lenguas de lava en un polígono industrial, lo que provocó un incendio en una cementera y una densa nube de gases contaminantes.

RTVE
Nube de gases tóxicos provocada por el incendio en la cementeraRTVE

Otra lengua de lava a 300 metros del océano

Otro ramal de la misma colada, que arrasó el fin de semana lo que quedaba del barrio de Todoque, se encuentra ya a apenas 300 metros de la costa, acercándose a una zona de la isla denominada playa de Perdido. Si llega al océano, generará un nuevo delta de lava o fajana, al norte del que otro creado por la erupción, que ya tiene 34 hectáreas.

Noches en vela mientras la lava se acerca a sus casas

La lava ha arrasado 620 viviendas. Isaac ha pasado la noche en vela. Imposible dormir cuando una parte de tu vida está a punto de quedar enterrada. Tiene 70 años y llora por su casa."Imagínate, la casa ahora mismo está a 100 metros de la caída de la lava y, por el otro lado, estoy a 500 metros", explica.

Aún así, se siente afortunado, porque tiene de otra vivienda donde dormir. A otros, no les queda nada.

"__Tienes que sacar fuerza de donde no la hay y creo que hay personas que no tienen ni de donde sacar fuerza -dice Isaac-._ Porque esto es muy duro, es demasiado duro lo que estamos pasando. Hay familias (en situaciones) mucho peores que nosotros, pero mucho, mucho peores"._

Diferentes bolsas de magma empujan hacia arriba y alimentan la erupción

Los vulcanólogos afirman que el comportamiento del volcán y la fuerte actividad sísmica, con temblores que han alcanzado una magnitud de 4,3, indican que la erupción se está alimentando con diferentes bolsas de magma que empujan hacia arriba.

El aeropuerto de La Palma está operativo, pero pendiente todo el tiempo del avance de las nubes de ceniza, que pueden afectar a los vuelos.

Ya son más de 590 las hectáreas devastadas, 150 de ellas de cultivos, en especial plataneras, pero también viñedos y aguacateros.