This content is not available in your region

Blinken ve fundamental rendición de cuentas en derechos humanos durante visita a Colombia

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Blinken ve fundamental rendición de cuentas en derechos humanos durante visita a Colombia
Blinken ve fundamental rendición de cuentas en derechos humanos durante visita a Colombia   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Simon Lewis y Luis Jaime Acosta

BOGOTÁ, 20 oct – Rendir cuentas por los abusos de derechos humanos cometidos durante el extenso conflicto armado en Colombia y las recientes protestas contra el gobierno es fundamental para prevenir futuros atropellos, dijo el miércoles el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en una visita al país andino.

Blinken se reunió con el presidente colombiano, Iván Duque, antes de iniciar conversaciones con funcionarios de la región para discutir la migración en las Américas.

“La rendición de cuentas es de vital importancia: rendición de cuentas por las violaciones y abusos de derechos humanos más graves cometidos durante el conflicto del país, rendición de cuentas por los abusos cometidos en respuesta a las protestas a principios de este año”, dijo Blinken en una declaración a periodistas al término de un encuentro con Duque.

“Y, por supuesto, rendición de cuentas de los responsables de los ataques contra defensores de los derechos humanos, periodistas y otros líderes de la sociedad civil”. agregó. “Poner fin a la impunidad como la conocemos es también una de las mejores formas de evitar que se produzcan más abusos”.

Al menos 29 personas murieron en relación con las protestas contra las políticas sociales y económicas de Duque a principios de este año, y muchos de los fallecimientos fueron atribuidas al uso excesivo de la fuerza por parte de la policía.

Los grupos de derechos humanos instaron previamente a Blinken a presionar a Duque sobre la creciente violencia de los grupos armados, los abusos policiales y el posible reinicio de la fumigación aérea de los cultivos de hoja de coca.

A su turno, Duque reiteró que su gobierno tiene una política de cero tolerancia sobre el abuso policial, pero enfatizó en que tampoco aceptará el vandalismo o la violencia contra las fuerzas de seguridad.

“Cualquier violación para nosotros no tiene tolerancia, pero también cero tolerancia con el vandalismo, cero tolerancia con los ataques a la Fuerza Pública y cero tolerancia con cualquier agresión a la institucionalidad”, aseguró.

MAYORCONTROLFRONTERIZO

En una reunión ministerial sobre migración celebrada el miércoles en Bogotá, a la que asistieron funcionarios de Chile, Brasil, Canadá, Costa Rica, Honduras, Perú, Ecuador, Guatemala y El Salvador, entre otros, Blinken instó a un mayor control fronterizo por parte de los países de la región, durante sus comentarios de apertura.

Una medida de cumplimiento vería límites a los viajes sin visa que “involuntariamente ayudan a la migración irregular”, dijo Blinken, al reconocer que los procesos de asilo deben mejorar.

Colombia es el aliado más cercano de Estados Unidos en América Latina y los dos países se coordinan estrechamente en materia de seguridad, especialmente en la lucha contra el narcotráfico.

Antes de dejar la capital ecuatoriana de Quito el miércoles en la mañana, Blinken dijo que los países del hemisferio occidental deben trabajar juntos para detener “un momento casi sin precedentes para la migración”.

Los ministros discutirán la asistencia para el retorno voluntario de migrantes sin solicitudes de asilo válidas, expresó Blinken más tarde en Bogotá, así como una mayor cooperación policial contra los traficantes de personas.

La pobreza y la violencia en los países más conflictivos de la región, incluidos El Salvador, Guatemala, Honduras, Venezuela y Haití, han impulsado los flujos migratorios hacia Estados Unidos y otras partes de América Latina.

Colombia ha visto recientemente el tránsito de miles de migrantes, en su mayoría haitianos, atascados en su viaje hacia el norte y ha sido durante mucho tiempo el principal destino de más de 1,8 millones de venezolanos que huyen de la crisis económica y política en su país.

Las recesiones económicas provocadas por la pandemia de coronavirus han hecho que el trabajo escasee en gran parte de la región, lo que a menudo afecta más a los inmigrantes, dijo Blinken.

El funcionario estadounidense también se refirió a la implementación de un acuerdo de paz con la desmovilizada guerrilla de las FARC por parte del Gobierno de Duque y aunque reconoció avances, aseguró que queda mucho por hacer.

“Creo que es justo decir que ha habido pasos muy importantes que se han tomado, un progreso notorio, la desmovilización de tantos guerrilleros, la participación política de gente que estaba fuera del sistema (…) el desafío es progresar aún más y creemos que se puede hacer aún más para fortalecer la presencia del Estado en regiones rurales”, afirmó.

El acuerdo de paz de 2016 con la desmovilizada guerrilla de las FARC para poner fin a un conflicto armado que ha dejado 260.000 muertos, permitió la desmovilización de 13.000 combatientes que conformaron un partido político.