This content is not available in your region

¿Es la aplicación de reparto de comida Gorillas el futuro de la economía colaborativa en Europa?

Access to the comments Comentarios
Por Dave Braneck
Zeynep, en el centro, una repartidora turca de Gorillas, en una protesta en Berlín por el despido de un colega.
Zeynep, en el centro, una repartidora turca de Gorillas, en una protesta en Berlín por el despido de un colega.   -   Derechos de autor  Markus Schreiber/AP

A medida que bajan las temperaturas y los cielos azules del verano dan paso al característico gris invernal de la ciudad, el tráfico de bicicletas se reduce. Aunque el frío ahuyenta a muchos ciclistas, un flujo constante de repartidores con códigos de colores garantiza que los carriles bici no queden totalmente inutilizados.

A los ya consolidados colores naranja intenso y turquesa eléctrico de las plataformas de comida a domicilio Lieferando y Wolt se han unido recientemente las aplicaciones de reparto de comestibles Gorillas, en negro, y Flink, en rosa chillón.

Aunque Gorillas sea la más discreta, ha llamado la atención tanto de los inversores como de los críticos frustrados.

Gorillas, una de las empresas emergentes de más rápido crecimiento en Europa y envuelta en conflictos laborales, es un posible precursor de cambios más amplios en el sector del reparto de bicicletas y la economía colaborativa.

El gorila de 3.000 millones de dólares en la habitación

Fundada en mayo de 2020 y basada en la promesa de entregar comida en 10 minutos, Gorillas logró el estatus de "unicornio" de las startups al alcanzar una valoración de 1.000 millones de dólares (858 millones de euros) en tan solo nueve meses, siendo la empresa alemana que más rápido lo ha logrado.

Lanzada en Berlín, Gorillas opera ahora en casi 60 ciudades de 9 países de Europa y Norteamérica. Según Ben Wray, del Gig Economy Project, esto refleja una mayor fiebre del oro de las aplicaciones de reparto.

"Gorillas está en la cresta de la ola de esta gran oleada de capital de riesgo que está entrando en el sector en Europa ahora mismo", dijo Wray a Euronews.

Gorillas está valorada actualmente en 3.000 millones de dólares (2.500 millones de euros), mientras que su competidora Flink, fundada en Berlín en diciembre de 2020, está valorada en 2.100 millones de dólares (1.800 millones de euros).

Desde su lanzamiento, parte de los esfuerzos de marketing de Gorillas se han centrado en establecer mejores condiciones de trabajo que las plataformas de entrega rivales.

En una conversación por correo electrónico con Euronews, Gorillas se definió como "una empresa centrada en los empleados". A pesar de ello, la empresa se ha visto sacudida por oleadas de huelgas cada vez más radicales en Berlín, y su reciente respuesta pone en tela de juicio su imagen autoconstruida.

Enfrentamientos entre los trabajadores y la dirección

En respuesta a una ola de huelgas salvajes por las condiciones de trabajo a principios de este mes, Gorillas despidió a cientos de trabajadores.

Euronews ha confirmado que los despidos fueron una represalia por la huelga.

Se ha informado del despido de hasta 350 trabajadores, aunque Yasha, un repartidor y miembro del Colectivo de Trabajadores de Gorillas, dijo a Euronews que todavía tiene que confirmar el número total de trabajadores despedidos.

Los trabajadores de Gorillas han realizado huelgas esporádicas a lo largo de este año en respuesta a una serie de quejas que incluyen retrasos e incoherencias en los pagos, problemas en la percepción de prestaciones por parte de los trabajadores, mal funcionamiento de las bicicletas y del equipo de seguridad, falta de tratamiento adecuado de las acusaciones de acoso y lo que los trabajadores afirman que son despidos injustos de sus compañeros.

Cambios aparentemente menores en las operaciones de Gorillas, como el fomento de pedidos más grandes o la ampliación de las distancias de entrega, también tienen un impacto significativo en la experiencia diaria de los ciclistas.

Por otra parte, el colectivo afirma que la optimización de las operaciones ha provocado una escasez de personal, lo que supone una carga para los trabajadores.

"Se trata de obligar a los trabajadores a hacer el doble de trabajo que normalmente. Por supuesto, nadie va a estar contento con eso. La promesa es que se obtienen más propinas, pero eso no está garantizado. No es un restaurante, las propinas no se dan por supuestas", dice Yasha.

Todo esto, agravado por las dificultades de la empresa para gestionar un crecimiento tan rápido, pone en aprietos a los repartidores y hace cada vez más difícil la entrega segura de cargas en 10 minutos.

Pero para Yasha, el núcleo de las quejas de los trabajadores se reduce a algo más fundamental. "La empresa nos está faltando al respeto", afirma.

Despedir a los trabajadores en masa no encaja precisamente con la identidad pública de la empresa. Este verano, durante otra oleada de huelgas, el director general Kağan Sümer afirmó que "nunca despediría a alguien por hacer huelga". La respuesta de Gorillas a las huelgas más recientes, así como un hilo de Slack filtrado recientemente en el que Sümer hablaba de despedir a un trabajador que intentaba sindicarse en primavera, contradicen claramente el manifiesto corporativo de Gorillas.

Las huelgas salvajes son raras en Alemania. Su legalidad es discutida, aunque el consenso entre los abogados laboralistas es que son ilegales porque los trabajadores en huelga técnicamente no respetan el acuerdo contractual con sus empleadores.

Este planteamiento frustra a los miembros del colectivo, que intentan utilizar los recientes despidos para sentar un precedente de huelgas salvajes legales en Alemania.

"Ellos no cumplen su acuerdo contractual, pero esperan que nosotros cumplamos el nuestro. Siempre es el empleado el que tiene que asumir la responsabilidad y acudir a los tribunales laborales, nunca es la empresa", afirma Yasha.

TOBIAS SCHWARZ/AFP
Un mensajero en bicicleta de la empresa de reparto de comestibles "Gorillas" lleva una mochila con el logotipo de la startup cuando se dirige a entregar las compras en Berlín.TOBIAS SCHWARZ/AFP

Gorillas y la economía colaborativa europea

Ben Wray señala que los principales retos a los que se enfrentan los empleados de Gorillas son distintos a los de la mayoría de los trabajadores de la economía colaborativa. "En cuanto a los problemas específicos a los que se han enfrentado los trabajadores de Gorillas, en cierto modo no son tan típicos de la mayoría de los problemas que se ven en todo el continente con los trabajadores de reparto de comida. Son más típicos de los problemas del trabajo precario y mal pagado en general. Falta de equipamiento, no ser pagado adecuadamente, no ser respetado por la dirección, etc.", dijo a Euronews.

Gorillas se distingue por uno de sus mayores argumentos a favor del trabajo: sus trabajadores son empleados contratados regularmente en lugar del estándar del sector que obliga a sus trabajadores a ser autónomos.

"Cuando nos convertimos en una de las primeras empresas de reparto instantáneo en abandonar el modelo de economía colaborativa, nos propusimos garantizar que nuestros repartidores fueran considerados verdaderos empleados de la empresa", explica Gorillas.

Aunque esto no ha ayudado a evitar los enfrentamientos entre los trabajadores y la dirección, sí proporciona un nivel de estabilidad y seguridad que la mayoría de los trabajadores por cuenta ajena no tienen.

Según Wray, la economía colaborativa europea está bastante fracturada, ya que la participación laboral depende en gran medida de los regímenes normativos y de la infraestructura digital de cada país, aunque hay algunos factores que unifican a los trabajadores.

"Los trabajadores (en la economía) gig son desproporcionadamente minorías étnicas e inmigrantes", dijo Wray. Además de los riesgos para la salud y la seguridad de quienes ocupan puestos de mensajería, los salarios estables son el mayor reto al que se enfrentan los trabajadores del sector.

"Si trabajas bajo demanda, simplemente no sabes cuáles van a ser tus ingresos de una semana a otra. Y con la llegada de mucha más gente a este sector, hay una presión a la baja sobre los ingresos", continuó.

Esta precariedad estructural se ve agravada por la inestabilidad del sector de las empresas emergentes. Cuando Deliveroo abandonó el mercado alemán en 2019, más de 1.000 repartidores se quedaron sin trabajo con menos de una semana de preaviso.

Aunque el modelo de empleo de Gorillas protege a sus trabajadores de muchos de estos desafíos, está claro que la empresa no está totalmente aislada de la reciente militancia en el sector de las aplicaciones de entrega, donde los trabajadores han estado presionando para mejorar sus derechos desde Bélgica hasta Grecia.

Dave Braneck
Flink es un competidor clave para Gorillas.Dave Braneck

Cambio en el horizonte

Los reguladores están respondiendo a la agitación de los trabajadores. En mayo, España dictaminó que casi 17.000 repartidores tendrían que ser reconocidos como personal, no como trabajadores contratados. Y esta sentencia podría ser pronto la norma, ya que la Unión Europea anunciará una directiva sobre los trabajadores de plataformas a finales de año.

Wray espera que la directiva empuje a las plataformas a ofrecer a los trabajadores contratos regulares, al igual que Gorillas. "Esto parece que va a aplanar la regulación en toda Europa. El Parlamento Europeo ha sido muy claro al afirmar que espera que la directiva establezca una presunción de empleo en el trabajo de plataforma", dijo.

Aunque Gorillas se adelanta a la curva regulatoria, todavía se enfrenta a retos en el futuro. La mayor pregunta a largo plazo es si el modelo de entrega de comestibles fue simplemente una moda impulsada por la pandemia o si representa cambios concretos en el comportamiento de consumo.

Según el Gig Economy Project, el sector de la entrega de alimentos ha duplicado su tamaño desde el inicio de la pandemia. Las enormes inversiones en empresas como Gorillas y Flink indican que los inversores tienen fe en el modelo, y Wray considera que la entrega de alimentos probablemente ha llegado para quedarse.

"En cierto sentido, forma parte de cómo el capitalismo inventa continuamente nuevas necesidades. Nunca hemos necesitado que nos entreguen la comida para llevar, podíamos ir andando a recogerla. Pero ahora mucha gente da por sentado que le entregarán su comida para llevar", afirma.

A corto plazo, Gorillas tiene que lidiar con trabajadores furiosos y con las consecuencias de los despidos masivos. Gorillas dijo a Euronews que está trabajando en la implementación de una serie de mejoras para los pasajeros, incluyendo equipos de seguridad adicionales, una revisión de su sistema de programación y la contratación de "un número importante" de trabajadores.

La eficacia con la que Gorillas pueda llevar a cabo estos cambios determinará si sus repartidores vestidos de negro pasarán su tiempo subiendo y bajando por las calles de Berlín o haciendo piquetes. Y los problemas de la empresa indican que incluso si la economía de los trabajos por encargo en Europa evoluciona para parecerse más al modelo de Gorillas, no estará libre de conflictos.