This content is not available in your region

Santuario de elefantes de Kenia prueba la leche de cabra como opción de alimentación más saludable

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Santuario de elefantes de Kenia prueba la leche de cabra como opción de alimentación más saludable
Santuario de elefantes de Kenia prueba la leche de cabra como opción de alimentación más saludable   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Baz Ratner

SAMBURU, Kenia, 27 oct – Un orfanato de elefantes de Kenia está probando la leche de cabra como alimento para su pequeño rebaño, ya que es una forma de nutrición potencialmente más sana y barata que los preparados para bebés humanos, una solución que además deja el dinero en los bolsillos de la comunidad local.

El Santuario de Elefantes de Reteti, en el condado de Samburu, en los matorrales semiáridos del norte de Kenia, ayuda a rescatar a las crías de elefante huérfanas y abandonadas.

Cuando los elefantes son lo suficientemente mayores como para sobrevivir por sí mismos, el santuario, fundado en 2016, los devuelve a la naturaleza.

El santuario ha estado utilizando una costosa leche infantil en polvo para alimentar a las crías, pero el doctor Steven Chege, asesor veterinario de las instalaciones, dijo a Reuters que han empezado a utilizar una fórmula a base de leche de cabra como posible sustituto, especialmente para las crías.

“Se trata de un animal que quizá acaba de perder a su madre, que ha sido separado de su familia. Por tanto, sufren muchos traumas psicológicos, lo que supone un gran reto, que puede comprometer su salud”, dijo. “La leche de cabra es muy buena para la supervivencia y la salud de las pequeñas crías (de elefante)”.

La leche de fórmula humana para bebés, dijo, es muy cara, y el cambio a la leche de cabra, más barata, podría reducir los costos de alimentación de la manada del santuario, que fluctúa entre 15 y 30 animales.

“La leche de cabra es muy rica en proteínas, y no sólo en proteínas, sino también en proteínas muy digeribles, a diferencia de la leche de vaca”, dijo, y añadió que causa menos molestias estomacales.

Hace poco, las crías se apresuraron a atravesar un recinto polvoriento para tomar un trago de la leche, exponiendo sus incipientes colmillos al abrir sus pequeñas bocas para tomar los biberones.

La ganadera local Liwana Lenakukunyia, una de las muchas ganaderas que venden leche de cabra al santuario, dijo a Reuters que se alegraba de obtener una nueva fuente de ingresos. Muchos de los ganaderos que se benefician del nuevo plan son mujeres.

“Desde que empezamos a ordeñar cabras y a vender la leche al santuario, al menos tenemos nuestro propio dinero en efectivo con el que puedes alimentar a tu familia”, dijo.