This content is not available in your region

Protestas contra la uberización en Bélgica

Access to the comments Comentarios
Por Aida Sanchez Alonso
euronews_icons_loading
Protestas contra la uberización en Bélgica
Derechos de autor  AP Photo

Conductores de Uber han frenado durante unos minutos el tráfico del barrio europeo de Bruselas en hora punta. Protestaban contra las condiciones laborales de los trabajadores de plataformas. La Comisión Europea quiere presentar una propuesta para mejorar su situación antes de finales de año.

Algunos de ellos se han reunido este miércoles con el comisario europeo de Trabajo y Derechos Sociales, Nicolas Schmit. En septiembre, el Parlamento Europeo destacó en un informe su "precariedad y malas condiciones laborales".

"Las plataformas han encontrado la manera de aprovechar el estatus de trabajadores autónomos y las ventajas de los asalariados, pero los trabajadores están sufriendo los inconvenientes de ambos. Las plataformas utilizan de manera fraudulenta el estatus de autónomos para exonerarse, y no asumir, las responsabilidades de un empleador", ha denunciado la eurodiputada de La Izquierda en el Parlamento Europeo, Leïla Chaibi.

Pero sus condiciones laborales no son el único problema.

La asociación de taxistas que ha conseguido echar a Uber en dos ocasiones de la ciudad de Barcelona, Elite Taxi, advierte sobre los riesgos de la falta de control de los algoritmos que utilizan las empresas. Un estudio realizado por este sindicato ha analizado cómo los algoritmos de Cabify, Uber y Bolt se vigilan entre sí para hacer subir los precios."En cuanto uno sube el precio, activa la tarifa dinámica, el otro lo detecta y tambien sube el precio. Y las lineas van correlativas, se van vigilando. Esto está totalmente prohibido, es pactar precios, es un cártel.Y al final el algoritmo es una manera que han encontrado de romper el contrato de trabajo laboral", ha detallado Alberto Álvarez de Elite Taxi.

Los algoritmos no son públicos ya que se consideran un secreto profesional. Pero gracias a ellos se deciden los precios e incluso las jornadas de los trabajadores. El 11% de la población activa europea ya ha trabajado a través de una de estas plataformas, según datos de la Comisión Europea, y el número sigue creciendo.