This content is not available in your region

Argelia confirma el cierre del gasoducto que cruza Marruecos y suministra a España

Access to the comments Comentarios
Por Efe
euronews_icons_loading
Gráfico del paso de los dos gaseoductos que llegan a España desde Argelia.
Gráfico del paso de los dos gaseoductos que llegan a España desde Argelia.   -   Derechos de autor  Euronews

El presidente argelino, Abdelmedjid Tebboune, confirmó anoche el cierre del gasoducto Magreb Europa (GME) -que surtía a España y Portugal a través de territorio marroquí- y el fin del contrato que le unía a Marruecos, país con el que rompió relaciones diplomáticas en agosto pasado.

La decisión de romper todas las relaciones entre Sonatrach y la Oficina de Electricidad y Agua de Marruecos supone, además, un duro golpe para la economía marroquí que pierde unos 200 millones de dólares anuales, que cobraba como derechos de paso, además de los millones de metros cúbicos de gas con los que producía el 10 % de su electricidad. Rabat, sin embargo, se ha esforzado en disimular el golpe asegurando que tiene “un impacto insignificante” sobre su sistema eléctrico nacional.

Este lunes expiraba el contrato que hace 25 años firmaron los dos países, y que permitía que através de Marruecos, Argelia suministrase gas a sus vecinos del otro lado del Mediterráneo.

Argelia ha dado garantías a España de que mantendrá los contratos ya firmados y proseguirá con el suministro a través del gasoducto de Medgaz, que une directamente a los dos países a través del Mediterráneo, y de buques metaneros.

Por su parte, según varios medios españoles, el operador gasístico Eneagás ha asegurado que existen reservas en el país para aguantar 40 días sin suministro. Argelia aseguró que suministrará a España todo el gas natural pactado a través del gasoducto Medgaz (que conecta directamente Argelia con España) y complementar este suministro a través del gas natural licuado (GNL). La vicepresidenta del Gobierno de España acudió en una visita urgente al país africano para tratar de mediar en el conflicto diplomático.

El tubo GME tenía una capacidad de suministro anual de más de 10.000 millones de metros cúbicos, de los cuales Marruecos cobraba una cuota variable de 600 millones de metros cúbicos además de un canon por los derechos de paso del tubo por su territorio.