This content is not available in your region

Tecnología y recursos de Japón para fomentar el desarrollo en Kenia

Por Euronews
euronews_icons_loading
Tecnología y recursos de Japón para fomentar el desarrollo en Kenia
Derechos de autor  euronews

Green Japan es el programa que explora el innovador camino de Japón hacia la neutralidad de carbono. En esta ocasión, los periodistas de Euronews observan cómo fomenta Japón, las tecnologías de baja emisión de carbono en los países en desarrollo, donde reducir las emisiones de gases de efecto invernadero suele ser difícil de costear. Monica Pinna viajó a Kenia para saber más sobre ello.

"Unas 250 000 toneladas de sal salen de estos estanques cada año. Se trata de uno de los principales productores de África oriental. Han conseguido reducir su huella de carbono en un 25 % gracias a la cooperación con Japón", señala Monica Pinna.

Krystalline Salt funciona con uno de los mayores sistemas solares industriales de Kenia. Financiada por Japón, esta planta solar proporciona 1,6 GWh (gigavatios hora) de electricidad limpia al año. La instalación permite a la empresa superar el inestable suministro de energía de la red local.

"Nuestro principal reto es la estabilidad de la energía eléctrica. Podemos sufrir hasta cinco cortes de luz en un día y eso afecta a la producción. El resultado final es que no podemos hacer frente a la demanda", declara Dinesh Shikotra, director general de Krystalline Salt.

La inestabilidad del suministro de la red obligó a la empresa a invertir en generadores contaminantes y caros hasta 2016, cuando se construyó la planta solar.

"En realidad, nuestro sueño era aprovechar la energía solar. Nos enteramos del acuerdo entre el Gobierno de Kenia y el Gobierno de Japón sobre el Mecanismo de Crédito Conjunto. Trabajando estrechamente con ellos, también nos ayudaron a conseguir una subvención para poner en marcha, aquí, esta magnífica planta solar", afirma Dinesh Shikotra.

©
Sistema solar industrial instalado en la empresa Krystalline Salt, en Kenia.©

El Mecanismo de Crédito Conjunto es una cooperación bilateral entre Japón y otros 17 países en desarrollo. Se trata de un mecanismo de mercado del carbono puesto en marcha en 2013, en virtud del artículo 6 del Acuerdo de París. Permite a Japón compartir tecnologías y recursos, facilitando la neutralidad de carbono en todo el mundo.

"Funciona mediante el apoyo a proyectos de desarrollo con bajas emisiones de carbono, a través de la transferencia de tecnología y la mejora de las competencias técnicas. Es una de las maneras en que los actores del sector privado, e incluso el Gobierno, pueden ser capaces de lograr un desarrollo con bajas emisiones de carbono, al tiempo que apoyan el proceso de crecimiento industrial", explica Anne Nyatichi Omambia, directora de cumplimiento y coordinadora de cambio climático de la NEMA (Autoridad Nacional de Gestión del Medio Ambiente de Kenia).

La planta solar de Krystalline Salt ha permitido a la empresa aumentar su capacidad de producción y ahorrar en su factura eléctrica. Una parte del ahorro se invierte en acciones sociales, como becas para estudiantes.

"Desde la puesta en marcha de esta central, en 2016, hemos ahorrado unas 5 000 toneladas de emisiones de carbono. Hemos sido capaces de crear más empleo para la comunidad local, y eso ha supuesto, realmente, un crecimiento positivo para nosotros", relata Dinesh Shikotra, director general de Krystalline Salt.

Viajamos al corazón de la región de los masáis para descubrir otro proyecto que, gracias a la experiencia japonesa en energías limpias, está cambiando la vida de la gente.

©
Niños masái realizan sus tareas escolares a la luz de una de las lámparas solares donadas en el marco del proyecto 'Light Up The Future', de Panasonic.©

David vive en una remota aldea sin conexión a la red eléctrica. Su lámpara solar le permite estudiar en casa por la noche. El joven estudiante forma parte del proyecto 'Light Up The Future', del gigante tecnológico japonés Panasonic.

"Cuando usábamos leña y lámparas de queroseno, estudiar era muy difícil debido al humo. Cuando conseguimos esta lámpara solar, mis notas mejoraron porque pude estudiar mejor", declara David Nkurruna, alumno de la escuela de Ilkimati.

En el centro escolar de la remota localidad keniana de Ilkimati, unos 350 alumnos de primaria fueron objeto de una donación en la que se le dio una lámpara solar a cada estudiante. El objetivo es reducir el abandono escolar y mejorar el rendimiento académico.

"Se produjo una mejora con respecto a las matriculaciones en la escuela. Uno de los impactos concretos de este proyecto se vio reflejado, también, en la mejora en el rendimiento y en la reducción del absentismo. Porque los niños que no terminaban sus deberes optaban por no venir a la escuela al pensar que iban a ser castigados por no completar sus tareas", afirma Lawrence Nzai, oficial sanitario de la organización World Vision en Kenia.

©
Alumnos de la escuela de Ilkimati asisten a una de sus clases.©

Como parte del proyecto, la escuela recibió paneles solares y pudo aumentar el número de clases.

"Antes no teníamos electricidad. Tras instalar una red energética en la escuela, ahora, los alumnos pueden venir a clases nocturnas. Todas las tardes tienen una clase y, luego, se van a casa", concluye Purity Koikai, profesora de la escuela primaria de Ilkimati.