This content is not available in your region

La lucha contra el cambio climático y por la memoria de Rosa

Access to the comments Comentarios
Por Méabh Mc Mahon
euronews_icons_loading
Rosa tag in Brussels
Rosa tag in Brussels   -   Derechos de autor  Euronews

"¿Cómo se llama? Rosa. ¿Por qué estamos aquí? Para ella". Esta es la frase que un grupo de adolescentes belgas repiten durante una concentración. Ben es uno de ellos. Es amigo de Rosa, una chica que murió en las inundaciones que sufrió Bélgica este verano.

Mientras los líderes mundiales se reúnen en la COP26, Ben quiere que la muerte de Rosa no sea en vano y que su historia ayude a concienciar contra el cambio climático."__Rosa era una amiga que conocí en un campamento este verano, en un curso corto en el United World College Bélgica y el 14 de julio, durante las inundaciones en las Ardenas, se la llevó el río. Nosotros intentamos salvarla y tratamos de saltar tras ella. Salté detrás de ella y me acerqué a ella y traté de sacarla, pero desafortunadamente, no pudo salir. La encontraron un par de millas río abajo. Estoy aquí por ella, también por el clima, pero especialmente para ella, no quiero que nada así vuelva a pasar nunca más", detalla el chico.

El pasado verano más de dos centenares de personas murieron en unas fatales inundaciones en Bélgica y Alemania. Su impacto social y económico sigue visible en el sureste de Bélgica. Para los políticos fue el mayor desastre natural del país. Pero estudios científicos advierten que fue consecuencia del cambio climático.

"Los políticos deben hacer lo mismo con el cambio climático que con la crisis de la covid. Necesitan escuchar a los científicos y asegurarse de que el cambio climático no empeore y hacer lo mejor para salvar nuestro mundo y salvar a otras personas. Y escuchar a los jóvenes, que no tienen derecho a voto y que se manifiestan para luchar contra el cambio climático", pide Ben.

Ben no ha podido ir a la COP26 porque a los menores de 18 años se les ha negado la entrada a los albergues. Pero se asegurará de que se escuche su voz y la de Rosa, cuyo nombre está grabado en esta pared de Bruselas.