This content is not available in your region
euronews_icons_loading
Los resultados de las elecciones generales de este domingo podrían cambiar el futuro de Nicaragua y de la región.
Los resultados de las elecciones generales de este domingo podrían cambiar el futuro de Nicaragua y de la región.   -   Derechos de autor  AP FOTOS

Nicaragua a puertas de un embargo 'de facto' si gana Daniel Ortega, asegura analista

Los acontecimientos se precipitan en vísperas de las elecciones generales en Nicaragua que se celebran este domingo. Se espera que el presidente Joe Biden dé su visto bueno al proyecto de ley conocido como "Renacer", tras ser respaldada por una amplia mayoría en la Cámara de Representantes y el Senado.

La ley para Reforzar el Cumplimiento de Condiciones para la Reforma Electoral en Nicaragua (Renacer, por sus siglas en inglés) permite a la Casa Blanca redoblar sus sanciones contra el Gobierno de Daniel Ortega y sus aliados, y examinar la participación de Nicaragua en el Tratado de Libre Comercio con República Dominicana y Centroamérica (DR-Cafta, en inglés).

Asimismo, el proyecto amplía la supervisión de los préstamos de las instituciones financieras internacionales al país latinoamericano.

"Queremos asegurar de que los esfuerzos bajo DR-Cafta lleguen directamente al pueblo nicaragüense y que no beneficien al Gobierno de Ortega y Murillo. Estamos analizando los componentes del tratado para hacer los cambios necesarios (...)", declaró Emily Mendrala, subsecretaria adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estados de Estados Unidos, al diario La Voz de América.

De esta manera, la Administración demócrata tendría el camino despejado para descargar su poder contra Ortega, después de lograr su quinto mandato y cuarto consecutivo.

Un embargo de facto para Nicaragua

El tratado DR-Cafta ha sido clave para el desarrollo económico del país centroamericano y un atractivo para la inversión extranjera. El analista de riesgo país nicaragüense Agustín Cedeño, del Fondo de Desarrollo y Microfinanzas de Luxemburgo (LMFD, por sus siglas en inglés), confirma este crecimiento exponencial. Catorce años después de la ratificación del acuerdo comercial las exportaciones de Nicaragua hacia Estados Unidos rebasan los 3 000 millones de dólares.

Pero Cedeño advierte que si, además de la implementación de nuevas sanciones, el DR-Cafta le diera un portazo a Nicaragua significaría perder la tasa preferencial sobre los aranceles acordada con Estados Unidos.

"Este tipo de revisión del DR-Cafta, y eventualmente una suspensión o expulsión de Nicaragua, equivaldría a un embargo comercial de facto porque son las mismas políticas de presión que se aplicaron años atrás", explica.

A finales de 2018, el Congreso de Estados Unidos aprobó lo que sería el antecesor de "Renacer": el proyecto de ley conocido como Nica Act, que les ordena a funcionarios estadounidenses de las instituciones multilaterales de crédito usar su influencia para detener la financiación a los organismos estatales nicaragüenses.

Estamos a punto de tener un régimen al estilo norcoreano.
Laura Chinchilla
Expresidenta de Costa Rica (2010-2014)

Este tipo de sanciones de Washington han dificultado que Nicaragua, uno de los más pobres de América Latina, salga de la depresión económica que atraviesa desde las protestas de 2018, que perjudicaron las inversiones nacionales y extranjeras y provocaron el colapso del turismo.

Los fondos de cooperación internacional, es decir, préstamos y subvenciones al sector público, han disminuido notablemente desde 2018.

Por su parte, la Agencia de Crédito Riesgo Euler Hermes, con sede en Francia, calcula que alrededor de dos tercios de las exportaciones de Nicaragua son destinadas a Estados Unidos y aproximadamente un tercio de las importaciones van dirigidas al país centroamericano gracias al DR-Cafta.

"Si nos sacan del tratado se encarecerían todas las importaciones, incluyendo las materias primas e insumos", dice Cedeño y agrega que en tal situación, el Gobierno de Ortega consideraría "aplicar impuestos suplementarios para lograr una mayor recaudación, aunque esto aumentaría el precio de las materias primas".

Según fuentes consultadas por el diario nicaragüense La Prensa, la revisión del acuerdo comercial por parte de Washington es "inédita", porque hasta ahora solo se había abordado a nivel regional revisiones técnicas o de incumplimiento de normas.

"Va a ser muy difícil entender por qué (...) en el corazón de las Américas estamos a punto de tener un régimen al estilo norcoreano, porque es un régimen dinástico, dictatorial y que también se basa en el uso de la fuerza militar para mantenerse en el poder", subrayó la líder política", aseguró este jueves la expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, en alusión a la reelección de Ortega, durante un evento organizado por el Wilson Center y el Atlantic Council sobre Nicaragua.

La asegurada victoria de Daniel Ortega confirmaría el proceso de 'cubanización' de Nicaragua, porque estaríamos hablando de aproximadamente 32 años en el poder.
Agustín Cedeño
Analista de riesgo país del Fondo de Desarrollo y Microfinanzas de Luxemburgo

Una de cal y otra de arena para Washington

Para Washington también hay mucho en juego. Agravar el aislamiento internacional de Nicaragua supondría un descalabro para la frágil economía del país centroamericano y se traduciría en nuevas olas migratorias hacia Estados Unidos.

La inestabilidad política es solo la punta del iceberg de la realidad nicaragüense. La pobreza, la violencia y la falta de oportunidades se dispararán con la continuación de la dinastía Ortega-Murillo, asegura Cedeño. Los demás países de Centroamérica también se verían profundamente afectados por la estampida migratoria.

Economía de guerra y un éxodo masivo hacia Estados Unidos

Según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) al menos 108 000 nicaragüenses han dejando su país en los últimos tres años a causa de la crisis sociopolítica, de los cuales 85 000 han llegado a Costa Rica.

Ortega, un zorro viejo en la política y con experiencia en economía de guerra tras su primer régimen en 1979, podría utilizar esta carta para salvar su presidencia, al menos hasta 2027, año en que finaliza el próximo mandato presidencial.

La estrategia no distaría de la aplicada por Alexandr Lukashenko en Bielorrusia o Tayyip Erdogan en Turquía cuando abren sus fronteras a los migrantes como táctica de presión contra la Unión Europea.

"Yo creo que Daniel Ortega está consciente del aislamiento internacional. Por un lado están las sanciones interpuestas por Suiza, la UE, Estados Unidos y Canadá, pero por el otro lado está su terquedad a no querer ceder el poder. La respuesta la tiene Ortega, todo depende de cómo su Gobierno negocie con los países extranjeros", concluye Cedeño.

Lo que hay que saber

En los últimos tres años el PIB se ha contraído en un promedio de -3 % anual, como consecuencia de la crisis política que afecta al país desde abril de 2018, así como la pandemia y el destructivo paso de los huracanes Eta e Iota en noviembre de 2020. No obstante, para finales de año las previsiones indican un importante crecimiento de la economía, que oscila entre el 5 % y 7 %.

Pero las elecciones generales de este domingo podrían alejar a Nicaragua de la tan deseada recuperación económica.

En el actual proceso electoral en Nicaragua, las autoridades han arrestado y acusado a más de una treintena de dirigentes opositores, entre ellos los aspirantes presidenciales Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, Miguel Mora, Medardo Mairena y Noel Vidaurre.

En las elecciones del próximo domingo 7 de noviembre, Ortega, un exguerrillero sandinista que retornó al poder en 2007, busca la reelección por cinco años más.

El mandatario, próximo a cumplir 76 años y que coordinó una Junta de Gobierno de 1979 a 1984 y presidió por primera vez el país entre 1985 y 1990, ha acusado a los líderes opositores de intentar derrocarlo con el apoyo de los Estados Unidos y los ha tildado de "criminales".

Editor de vídeo • Blanca Castro

Fuentes adicionales • Agencia EFE