This content is not available in your region

El precio del gas sigue subiendo a la espera de que Rusia suministre lo prometido a Europa

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
El gasoducto Nord Stream suministra gas a la Unión Europea desde Rusia
El gasoducto Nord Stream suministra gas a la Unión Europea desde Rusia   -   Derechos de autor  AFP

Han pasado diez años desde la inauguración del gasoducto Nord Stream en Alemania. Entonces todo eran felicitaciones mutuas y alegría, pero el buen ambiente de aquel día es también cosa del pasado. La razón, las actuales presiones rusas para obtener la aprobación final de la puesta en marcha del Nord Stream 2, un gasoducto paralelo que permitiría a Rusia eludir un tercer circuito: el que atraviesa Ucrania.

A primera hora de este lunes, el precio del gas volvía a subir al no cumplirse las promesas de Vladímir Putin de aumentar el suministro una vez volvieran a estar llenas las reservas de gas de Rusia.Thomas O'Donnell, analista de energía y geopolítica, explicaba a Euronews de manera sencilla cuál es la situación actual:

"Gazprom ha impulsado su producción a niveles récord dentro de Rusia para llenar el almacenamiento de este país", revelaba O'Donnell. "Primero dijeron que estaría lleno para el uno de noviembre, y después que había que esperar hasta el día 7". O'Donnell recuerda también que Moscú "tiene que exportar ese gas, o bien se ahogarán y desperdiciarán toda esa inversión y tiempo de trabajo empleado en aumentar la producción en el país, desperdiciando así los ingresos del pueblo ruso".

Hay gas, pero no fluye

Según la empresa alemana de distribución de gas Gascade, el flujo diario que llega a su estación desde Rusia es cinco veces menor que en junio. Entonces era verano, pero ahora estamos a las puertas de un frío invierno y el consumo de gas está a punto de dispararse.

Sin embargo, y después de haber almacenado tanto gas, Rusia tiene un problema, como explica O'Donnell: "Con toda la producción que hay ahora mismo dentro de Rusia, con los niveles al máximo y sin un lugar donde meterlo, la única forma de traerlo es a través de Ucrania", mantiene el analista.

La construcción del Nord Stream 2 finalizó hace dos meses, y los expertos opinan que el escaso suministro actual nos es más que una táctica de Rusia para conseguir la aprobación de Europa e iniciar el flujo de gas a través de dicho circuito.

De momento Rusia lo niega, pero lo cierto es que Gazprom no termina de llevar a cabo las promesas del presidente Putin de aumentar el suministro de gas a Europa. Y el invierno, en efecto, se acerca.