This content is not available in your region

¿Empieza a apagarse el Cumbre Vieja? Los cienfíficos ven signos de debilitamiento

Access to the comments Comentarios
Por Ana Buil Demur  con AP, EFE
euronews_icons_loading
La Unidad Militar de Emergencias (UME) sacando ceniza del volcán Cumbre Vieja en la isla canaria de La Palma (España).
La Unidad Militar de Emergencias (UME) sacando ceniza del volcán Cumbre Vieja en la isla canaria de La Palma (España).   -   Derechos de autor  AP

Primeros signos de debilitamiento del volcán Cumbre Vieja, en La Palma. Lleva siete semanas expulsaldo lava, ceniza y gases y convirtiendo en un infierno el día a día de los habitantes de la isla española.

Los científicos aprecian signos de agotamiento de los aportes de magma en profundidad, una sismicidad y un tremor volcánico "bajos", así como una tendencia descendente en la relación carbono/azufre del penacho. Pese a ello, este martes, unos 5.000 alumnos han seguido sin clases presenciales debido a la mala calidad del aire.

Un superordenador vigila el volcán en la distancia

La evolución de éste y otros valores es seguida de cerca a unos 3.000 kilómetros de la isla canaria, en Barcelona. Cada mañana y durante dos horas, uno de los superordenadores más grandes de Europa, el MareNostrum, procesa datos de la erupción del Cumbre Vieja para hacer predicciones a corto y medio plazo. Las predicciones son analizadas antes de enviar un informe al Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias. De analizar esas predicciones se encarga Arnau Folch, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC):

"Los principales indicadores que usamos para ver tanto cuándo se va a producir actividad como el cese de esta misma son indicadores de sismicidad, de deformación del terreno y de gases. Ahora mismo, los valores llevan mucho tiempo estabilizados y la deformación está empezando a remitir ligeramente. Y cuando el tremor volcánico, la deformación y -sobre todo- la cantidad de gases que se siguen emitiendo decrezcan sustancialmente, vamos a empezar a ver la luz al final del túnel".

El Centro de Supercomputación de Barcelona lleva más de una década simulando erupciones volcánicas en España y en el resto del mundo. Utiliza la llamada Urgent Computing.

"El Urgent Computing se refiere al uso de estas grandes infraestructuras computacionales durante momentos de emergencia, y en el caso de los riesgos naturales, en los próximos años va a ser uno de los elementos fundamentales, puesto que nos permite tener predicciones mucho más precisas en muy poco espacio de tiempo. Muy útiles para los tomadores de decisiones", explica Folch.

Montañas de ceniza

Sobre el terreno, en La Palma, la Unidad Militar de Emergencias (UME) sigue inmersa en la titánica tarea de sacar las toneladas de ceniza que cubren la isla, haciendo imposible el acceso a viviendas y negocios.

Fuentes adicionales • IGME-CSIC, UME