This content is not available in your region

Boeing admite su responsabilidad en el siniestro de Etiopian Airlines

Access to the comments Comentarios
Por EFE, AP
Familiares de víctimas sujetan un cartel con las imágenes de los fallecidos en el Boeing 737 Max 8
Familiares de víctimas sujetan un cartel con las imágenes de los fallecidos en el Boeing 737 Max 8   -   Derechos de autor  Amanda Andrade-Rhoades/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

La empresa aeronáutica estadounidense Boeing ha aceptado responsabilizarse del accidente del 737 Max en Etiopía. 157 personas murieron en marzo de 2019 por un fallo en el sistema de la aeronave.

La empresa ha reconocido que fabricó un avión que presentaba problemas de seguridad y eximió a los pilotos de cualquier responsabilidad, así como a los proveedores de Max implicados en la fabricación de las partes que fallaron.

El accidente se produjo a unos 65 km de la capital, Addis Ababa, después de que el avión se precipitase en picado, no hubo ningún superviviente. Se trataba del segundo accidente de una aeronave de este modelo en seis meses.

La compañía admitió que su software fue el culpable de la pérdida de control y el accidente del ET 302, y que el 737-Max estaba en "condiciones inseguras" para volar. Los 737-Max de Boeing fueron recertificados para empezar a volar de nuevo a principios de este año.

El acuerdo vinculante firmado por la empresa y todas las familias excepto dos de ellas, estipula que los daños compensatorios para cada denuncia serán establecidos por un organismo de mediación o en una corte del Estado de Illinois, donde se encuentra la sede de Boeing.

Esto es un hito importante para las familias en su búsqueda de justicia contra Boeing, ya que garantizará que todos sean tratados equitativamente y tengan derecho a recuperar la totalidad de los daños en virtud de la ley de Illinois, al tiempo que crea una vía para que procedan a una resolución final, ya sea a través de acuerdos o de un juicio", explicaban Robert Clifford, Steven Marks y Justin Green, los principales abogados que representan a las víctimas, en un comunicado.