This content is not available in your region

Barbarie en la prisión de Guayaquil | Segunda masacre en dos meses en la misma cárcel ecuatoriana

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
El cuerpo de un preso en el techo de la prisión de Guayaquil rodeado de fuerzas policiales
El cuerpo de un preso en el techo de la prisión de Guayaquil rodeado de fuerzas policiales   -   Derechos de autor  Jose Sanchez/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

La tragedia se repite en Ecuador. Otra masacre en una cárcel, otro baño de sangre seguido por los familiares a través de vídeos de extrema crudeza difundidos en las redes sociales.

Este domingo, un día después, las cifras se fijaron: 68 muertos, 25 heridos, tras horas de lucha encarnizada entre presos con cuchillos, armas de fuego y hasta explosivos. El escenario, la cárcel de Guayaquil, la misma en la que hace solo dos meses se registró la peor matanza carcelaria en la historia de Ecuador, con 118 muertos.

Desde entonces las prisiones del país están en estado de excepción, lo que no ha impedido una nueva matanza. Las familias, desesperadas, exigen responsabilidades al Gobierno de Guillermo Lasso.

"Hay un listado de muerte y el presidente no hace nada, el Estado no hace nada -dice entre lágrimas una mujer-. Él (el presidente) tiene hijos, que fuera si fueran sus hijos los que estuvieran ahí".

"Han muerto todos, no quedó uno vivo"

Una lista no oficial con nombres de presuntos fallecidos se distribuyó rápidamente entre las familias que, tras agolparse ante la prisión se trasladaron a la morgue en busca de información.

"Él estaba en el pabellón F y aparentemente o supuestamente en ese pabellón han muerto todos, todos, no quedó uno vivo", dice otro familiar.

Fotos espeluznantes y vídeos de la barbarie en las redes sociales

Fotos difundidas muestran al menos un cuerpo en el techo de la cárcel, con los muros blancos teñidos de sangre.

Según las autoridades, todo comenzó por una lucha de poder. Los reos del pabellón 3 atacaron a los del pabellón 2, que se habían quedado sin cabecilla tras su liberación. Mientras tanto, otros presos entraban en el área denominada como "transitoria", que es donde ocurrieron la mayoría de los muertes.

La situación tardó horas en ser controlada, pese al ingreso en el penal de cientos de policías y la presencia de militares en el exterior.

El presidente y los máximos responsables de la Policía y el Ejército se reunieron en un gabinete de crisis, para tratar de evitar que la barbarie pueda adueñarse una vez más de la prisión más grande de Ecuador.