This content is not available in your region

¿Puede la policía utilizar los datos de localización de los móviles?

Access to the comments Comentarios
Por Christopher Pitchers  & Ana Lázaro
Tribunal de Justicia de la Unión Europea
Tribunal de Justicia de la Unión Europea   -   Derechos de autor  Curia

"La conservación generalizada e indiferenciada de los datos relativos a las comunicaciones electrónicas sólo está permitida en caso de amenaza grave para la seguridad nacional". Esta opinión, expresada por uno de los abogados generales del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, podría tener consecuencias de gran alcance para las investigaciones penales en el futuro.

El abogado general Manuel Campos Sánchez-Bordona se ha se ha pronunciado así a raíz de la apelación de Graham Dwyer, que en 2015 fue condenado a cadena perpetua por el asesinato de la cuidadora infantil Elaine O'Hara. Los datos recopilados a partir de su teléfono móvil fueron clave para la investigación de la policía y el veredicto de culpabilidad.

El caso llegó al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas tras una apelación de Dwyer, quien argumentó que la ley de retención de datos de Irlanda es contraria a la legislación de la Unión Europea. .

Campos Sánchez-Bordona, uno de los 11 abogados generales que asesoran al Tribunal, argumenta que la retención "de los datos de tráfico y ubicación" es adecuada en casos que amenazan la seguridad nacional como el terrorismo, pero que no debe aplicarse "a los casos de asesinato".

El dictamen, que no es un fallo definitivo, suele ser seguido por los jueces del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. "Es probable que esta opinión sea confirmada por el Tribunal porque se basa claramente en la jurisprudencia anterior", ha explicado a Euronews Gianclaudio Malgieri, profesor asociado de Derecho y Tecnología de la Escuela de Negocios EDHEC de Lille (Francia). "Se basa en dos sentencias recientes del propioTribunal".

Si el Tribunal sigue finalmente las indicaciones del abogado general, la sentencia podría determinar la forma en que la policía recopila pruebas, limitando su capacidad para utilizar el tráfico y los datos de ubicación de los teléfonos móviles en las investigaciones penales.

Las autoridades irlandesas argumentan que la condena de Dwyer no habría sido posible si no se hubiesen podido utilizar los datos de su móvil. Pero su equipo legal alega que la policía utilizó el teléfono como un "dispositivos de rastreo personal", atentando contra de sus libertades civiles.

Campos Sánchez-Bordona también señala en su dictamen que, en Irlanda, la decisión de acceder a los datos del teléfono móvil se toma “a discreción de un oficial de policía de cierto rango”, sin estar "sujeto a revisión previa por parte un tribunal o una autoridad independiente", tal y como establece la jurisprudencia europea.

El fiscal general de Irlanda, Paul Gallagher, ha advertido que los delincuentes graves "quedarán fuera de su alcance si el acceso a esos datos se reduce significativamente". Y en el caso de Dwyer, también aumenta las posibilidades de que su sentencia sea revisada.

Los mensajes de su teléfono móvil revelaron sus planes para satisfacer su deseo de violar y matar. Exigió a Elaine O’Hara que lo ayudara a atacar a otra mujer o se ofreciera como su víctima.

Se espera una sentencia definitiva para marzo del próximo año.