This content is not available in your region

Bruselas creará una lista negra de compañias implicadas en el tráfico de seres humanos

Access to the comments Comentarios
Por Joanna Gill  & Ana Lázaro
euronews_icons_loading
Bruselas creará una lista negra de compañias implicadas en el tráfico de seres humanos
Derechos de autor  Afptv

En respuesta a la crisis migratoria en la frontera bielorrusa, la Comisión Europea ha puesto en marcha un régimen de sanciones que permitirá castigar a las compañías de transporte implicadas en el tráfico de seres humanos.

Bruselas acusa a Bielorrusia de haber propiciado la llegada de migrantes a su país, para después llevarlos hasta las fronteras de la Unión Europea.

"Estas acciones representan un peligro real y actual para la seguridad de nuestra Unión. Estas acciones van más allá de Bielorrusia. Están poniendo a prueba nuestra determinación y unidad. Pero la Unión Europea tiene la voluntad, la unidad y la determinación necesarias para afrontar esta crisis y las futuras", ha explicado Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

El bloque lleva tiempo aumentando la presión sobre Minsk con sanciones dirigidas contra el régimen del presidente Alexander Lukashenko. Ahora el objetivo es apretar las clavijas a las empresas y especialmente a las compañías aéreas y a las navieras.

Lista negra de empresas

El nuevo reglamento permitirá crear una lista negra de compañías implicadas en el tráfico de seres humanos, en la que figurarán tanto si lo han hecho de manera consciente como inconsciente.

Y entre las medidas de castigo se incluye la cancelación de sus operaciones en la Unión Europea, lo que implica que perderán sus licencias. No podrán sobrevolar el espacio aéreo europeo ni utilizar los aeropuertos y puertos situados en el territorio de la Unión.

De hecho, el marco sancionador también podría servir para otras crisis similares como las que provocaron en el pasado Turquía y Marruecos. La idea es establecer una diferencia entre las crisis migratorias naturales, provocadas por un desastre climático o una guerra, y las crisis artificiales forzadas para obtener resultados políticos.

Pero en el Parlamento Europeo hay voces críticas que ponen el énfasis en el lado humanitario.

"Mientras veamos a los seres humanos como la mayor amenaza, estaremos dando a Bielorrusia y, también a otros regímenes, capacidad para manipularnos. Tenemos que ayudar a las personas necesitadas. Están atrapadas, no son armas, son personas", ha declarado Ska Keller, eurodiputada alemana del grupo de Los Verdes.

En esta batalla, Bielorrusia ha utilizado uno de los puntos débiles de la Unión Europea: las divisiones a la hora de afrontar la cuestión migratoria.

Su objetivo cerrar esta brecha y evitar situaciones similares en el futuro.