This content is not available in your region

Terremoto de 7,5 grados en Perú | La destrucción golpea a los más vulnerables

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
El presidente peruano, Pedro Castillo, habla con un anciano damnificado por el terremoto en la Jalca Grande, Perú
El presidente peruano, Pedro Castillo, habla con un anciano damnificado por el terremoto en la Jalca Grande, Perú   -   Derechos de autor  AP

El terremoto de 7,5 grados de magnitud que sacudió el domingo el norte de Perú ha dejado una docena de heridos, pero sobre todo, cerca de 2 000 damnificados, cuyas casas han quedado destruidas o sufrido daños, en una zona de la Amazonía peruana fronteriza con Ecuador donde un tercio de los habitantes viven en la pobreza.

El presidente peruano, Pedro Castillo, visitó pocas horas después del seísmo la localidad de La Jalca Grande, donde recorrió las calles y habló con vecinos, algunos desesperados, otro heridos o ancianos, a los que trató de convencer de que dejaran sus viviendas dañadas, advirtiéndoles de que una réplica podría derrumbarlas. 

Convencer a los que no quieren dejar su vivienda dañada

"Vamos a ver cómo ahora mismo nos ponemos de acuerdo para trasladarnos a vivir en otro lugar mientras se reconstruye la casa -dijo el mandatario a una mujer desconsolada, acompañado de un niño que miraba con ojos tristes a la cámara-. A veces por querer sacar un juguetito, un pollo, por querer sacar un vestido, nos metemos en la casa, que ya está quebrada, y podemos perder otra cosa. ¿Entiende mamá? Ya no se atrevan a estar acá".

Luego se dirigió a un anciano, que estaba tendido sobre unas piedras frente a su casa. "Pero usted no puede estar más acá. Vamos a llevarle a otro sitio, porque la casa está temblando, se va a caer", le explicó el presidente.

Castillo ha asegurado a la población que el Gobierno se encargará de levantar las casas caídas.

El seísmo se produjo a 131 kilómetros de profundidad, lo que redujo su poder de destrucción. Aún así, ha dejado daños en ocho regiones del país, así como en la provincia ecuatoriana de Loja. Los derrumbes y corrimientos han bloqueado algunas de las principales vías de comunicación de la Amazonía peruana.

El Ejército ha sido desplegado en las regiones de Cajamarca y Amazonas para ayudar a la población afectada, retirar escombros y desbloquear carreteras.