This content is not available in your region

Un sistema de pagos informal se extiende entre los traficantes europeos de personas

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Un sistema de pagos informal se extiende entre los traficantes europeos de personas
Un sistema de pagos informal se extiende entre los traficantes europeos de personas   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Layli Foroudi

DUNKERQUE, Francia, 7 dic – Cuando Kaiwan Hussein, un joven de 26 años del Kurdistán iraquí, llegó a Alemania el 23 de noviembre tras atravesar la frontera de la Unión Europea desde Bielorrusia, envió a su hermano —que se había quedado en su país— un mensaje de WhatsApp con una sola palabra, “OK”.

Era una señal para que la familia autorizara la entrega de un pago de 3.500 dólares a un contacto dedicado al contrabando, al que Hussein sólo conocía por el apodo de “Nato”, que estaba retenido en un establecimiento de transferencia de dinero en su ciudad natal, Ranya.

El viaje que Hussein tenía previsto realizar al norte de Francia y luego a Reino Unido se vio interrumpido después de enviar el mensaje cuando la policía alemana lo interceptó en la ciudad fronteriza de Gorlitz, en Alemania oriental, según declaró a Reuters el licenciado en biología. Después de permanecer varios días en un centro de migrantes, continuó su viaje, pero Hussein cree que el retraso le salvó la vida: cree que habría estado en el bote que se desinfló al cruzar el Canal de la Mancha el 24 de noviembre provocando la muerte de 27 migrantes, basándose en el momento y el lugar de su partida.

Cuando llegó a la costa francesa a primera hora del domingo 28 de noviembre, envió otro “OK”, lo que llevó a su familia a realizar un pago al contacto del contrabandista de 350 euros (unos 400 dólares), dijo Hussein al día siguiente, de pie frente a la tienda en la que había dormido en un campamento improvisado en las afueras de Dunkerque.

La experiencia de Hussein encaja con lo que, según los inmigrantes, es un uso creciente de una red financiera informal, conocida como ‘hawala’, por parte de los contrabandistas que operan en zonas tan septentrionales como el Reino Unido. La red de pagos, que funciona en gran medida sin dejar ninguna constancia en papel que se pueda rastrear, ayuda a los contrabandistas a ocultar las transacciones a las autoridades y evita el riesgo de llevar dinero en efectivo a través de las fronteras. Los emigrantes dicen que les gusta no tener que llevar grandes cantidades de dinero en efectivo y que este modo de pago reduce el riesgo de sufrir estafas o robos.

El sistema de pago ‘hawala’, que se basa en una red de confianza de agentes de transferencia para realizar pagos al margen del sistema bancario, se remonta a siglos atrás y se utilizaba a menudo a lo largo de las rutas migratorias de los Balcanes que surgieron hace unos cinco años. Ahora, se está empleando de forma generalizada para pasar de la Europa continental a Reino Unido, según se desprende de las entrevistas realizadas a 20 personas en el norte de Francia que afirmaron haber intentado realizar la travesía o que esperaban hacerlo. Las personas dijeron que todas habían utilizado el sistema por sí mismas y que creían que se había convertido en el principal medio para pagar el pasaje.

El relato de Hussein fue confirmado por un amigo que le acompañó a través de Europa, así como por mensajes que envió a su familia vistos por Reuters. La policía de Gorlitz y el Ministerio del Interior alemán declinaron hacer comentarios.

“Si tuviéramos dinero en efectivo, podrían quitárnoslo”, dijo Hussein, que afirmó haber llegado a Francia con sólo unos 50 euros (57 dólares). Según el acuerdo de Hussein, los pagos de su familia quedaban en manos del agente de transferencias de dinero en Ranya hasta que éste señalaba su llegada y autorizaba su liberación al contacto del contrabandista. Dijo que eso proporciona cierto grado de protección porque en caso de que no llegue a su destino, el pago será devuelto a la familia por el agente de transferencias, al que Hussein no identificó.

Dijo que planea pagar de la misma manera el tramo final de su viaje cuando llegue a Reino Unido, un trayecto que actualmente cuesta hasta unos 3.500 euros para cruzar en barco, dicen los migrantes.

Cualquier sistema bancario informal hace imposible que las autoridades utilicen las transacciones financieras para rastrear lo que hacen los contrabandistas, según Tuesday Reitano, director adjunto de la Iniciativa Global contra el Crimen Organizado Transnacional, una organización de la sociedad civil y de investigación con sede en Ginebra. Anteriormente, los pagos a las redes de contrabando solían realizarse en efectivo en territorio francés, según Reitano.

“Las investigaciones financieras son un pilar fundamental de las investigaciones policiales y la ‘hawala’ echa ese pilar por tierra”, dijo.

En Europa, la ‘hawala’ “en sí misma no es ilegal, pero los delincuentes pueden abusar de ella para blanquear dinero”, dijo un portavoz de Europol, el organismo europeo de coordinación policial.

El sistema “se utiliza muy a menudo como medio de pago para actividades de contrabando”, incluido el tráfico de inmigrantes a través del Canal de la Mancha, dijo Filippo Spiezia, presidente del Equipo de Lucha contra el Tráfico de Personas y Miembro Nacional para Italia de la agencia de justicia penal de la UE, Eurojust.

La normativa que regula los sistemas de pago ‘hawala’ varía en las distintas partes del mundo, pero un protocolo de la ONU destinado a prevenir el tráfico de inmigrantes dice que los migrantes no deben ser perseguidos y que sólo se penaliza a los que se considera que facilitan la migración irregular, según Reitano. Para procesar a un agente de transferencias de dinero, algo que rara vez ocurre, las fuerzas del orden normalmente tendrían que demostrar que el agente sabía que el dinero que se transfería estaba destinado a realizar un acto ilegal, añadió.

El Ministerio del Interior británico, que supervisa las actividades policiales y de inmigración, declinó hacer comentarios sobre las tácticas de los contrabandistas o las cuestiones operativas. El Gobierno británico ha dicho que ha desmantelado 17 grupos criminales organizados, ha realizado cientos de detenciones y ha logrado 65 condenas.

El Ministerio del Interior francés no respondió a las preguntas. El Ministro del Interior ha dicho que las autoridades francesas han detenido a 1.500 contrabandistas desde enero y que Francia tiene previsto duplicar los recursos policiales contra el contrabando.

Los Gobiernos británico y francés han insistido en la necesidad de actuar contra las bandas criminales. Algunos académicos y organizaciones no gubernamentales afirman que esto oculta lo que consideran un problema subyacente: las opciones para solicitar asilo legalmente en Reino Unido son escasas, lo que alimenta la migración ilegal y crea la demanda de contrabandistas.

Unos 110.000 inmigrantes han entrado en la UE a través de sus fronteras meridionales este año, huyendo de los conflictos y la pobreza desde Oriente Medio, África y otros lugares, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Más de 6.000 personas entraron también desde el este a través de Bielorrusia durante los primeros 10 meses, según la agencia de fronteras de la UE, Frontex. Los migrantes dicen que entrar y cruzar Europa puede costar al menos varios miles de euros.

Unas 2.500 personas han muerto o desaparecido al intentar cruzar a Europa por sus fronteras meridionales entre enero y octubre de este año, según datos de la ONU.

Las llegadas también han generado agitación política, con disputas sobre la responsabilidad que han dado lugar a tensos enfrentamientos entre la UE y Bielorrusia, así como a disputas entre Londres y París. Los países de la UE han acusado a Bielorrusia de animar a los inmigrantes a cruzar a Polonia y Lituania a través de su territorio, dejando a miles de personas varadas en la frontera. Minsk lo niega y culpa de la crisis humanitaria a la UE.

SISTEMA DE PAGO

Cientos de pequeñas embarcaciones han intentado este año el viaje de Francia a Inglaterra, a través de una de las rutas marítimas más transitadas del mundo.

El número de migrantes conocidos que cruzan el Canal de la Mancha se ha disparado a más de 25.000 en lo que va de 2021, casi el triple que el año anterior, según los recuentos recopilados por la cadena británica BBC, que se basa en datos oficiales. El Ministerio del Interior declinó comentar las cifras. Reino Unido ha dicho que se han detenido más de 20.000 cruces este año.

Algunas personas que esperan hacer la travesía dicen que sólo recientemente se han pasado a los pagos mediante la ‘hawala’. Dawan Mahmud, un joven de 30 años del Kurdistán iraquí que se aloja en el mismo campamento que Hussein, dijo que perdió más de 2.000 dólares con un traficante cuando llegó a Francia por primera vez hace tres meses.

Mahmud dijo a Reuters que esa vez había pagado en efectivo por adelantado. Desde entonces, ha empezado a utilizar las tiendas de transferencia de dinero en su país para evitar ser estafado de nuevo, y añadió que el pago de su familia sólo sería entregado por el agente de transferencia al traficante después de llegar a Inglaterra.

La transferencia de dinero de este modo consiste en que un agente en un lugar acepta un depósito y luego se pone en contacto con un colaborador en otra ciudad o país para decir cuánto se ha recibido. El dinero en efectivo no suele trasladarse físicamente a través de las fronteras, sino que los agentes operan  entre ellos con un sistema similar al de crédito, en el que los pagos se realizan en ambas direcciones. Suelen cobrar una tarifa o comisión por su servicio, que a menudo se considera menos costoso que las transferencias electrónicas u otros métodos de transferencia de dinero.

La ‘hawala’, que significa “transferencia” en árabe y farsi, se utiliza ampliamente en partes del sur de Asia y Oriente Medio para enviar y recibir remesas y otros pagos, incluso en lugares donde hay poco acceso a los bancos o las transferencias internacionales de dinero están limitadas debido a las sanciones.

Para Hussein, que dijo haber dejado el Kurdistán iraquí a causa de la corrupción y las dificultades para encontrar trabajo, el sistema de ‘hawala’ era una opción obvia porque se utiliza habitualmente en su país como forma de transferir dinero.

Sin embargo, le molesta tener que pagar sumas tan elevadas a los contrabandistas. “Se llevan mucho dinero a cambio de nada”, dice. Pero “para la mayoría de nosotros (es) la única opción”.