This content is not available in your region

Los críticos piden reformas al panel de vacunas de Alemania ante aumento de casos de COVID

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Los críticos piden reformas al panel de vacunas de Alemania ante aumento de casos de COVID
Los críticos piden reformas al panel de vacunas de Alemania ante aumento de casos de COVID   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Ludwig Burger

FRÁNCFORT, 13 dic – Los críticos están pidiendo al panel asesor de vacunas de Alemania que revise la forma en que evalúa las dosis contra el COVID-19, en un momento en que el país intenta controlar un aumento de las infecciones y mientras su jefe es criticado por poner en duda la seguridad de vacunar a los niños.

El panel de 18 integrantes, conocido como STIKO, recomendó la semana pasada vacunas para un número limitado de niños, incluidos los que corren riesgo de desarrollar un COVID-19 grave, pero no llegó a hacer una recomendación general para los menores de 5 a 11 años.

Esa aprobación limitada, sumada a que STIKO tardó semanas en alinearse con los ministros regionales de salud alemanes a la hora de ampliar la elegibilidad para las inyecciones de refuerzo a partir de septiembre, avivó el debate sobre si el panel de expertos debe reorganizarse para acelerar las decisiones y estar al día con la marcha del coronavirus.

En las últimas semanas, Alemania ha sido uno de los países más afectados de Europa Occidental, con tasas de infección entre los niños en edad escolar dos veces más altas que las de todas las edades.

Los críticos dicen que los exigentes estándares de STIKO sobre los datos que analiza, considerados normalmente como una fortaleza que le ha dado una sólida reputación desde que fue establecido en 1972 por el Ministerio de Salud, implican que puede estar detrás de la curva en esta pandemia.

“El trabajo de STIKO está muy basado en las evidencias. Eso suele tener sentido, pero en este momento es la razón por la que se está quedando a menudo detrás de los últimos desarrollos”, dijo Carsten Watzl, profesor de la Universidad de Dortmund y secretario general de la sociedad alemana de inmunología.

El presidente de STIKO, Thomas Mertens, también recibió críticas este mes de la asociación de pediatras cuando afirmó en una entrevista con un diario, tras la aprobación por parte del regulador de medicamentos de la Unión Europea, que no vacunaría a un niño de siete años si lo tuviera.

Mertens calificó como baja la calidad de los datos sobre efectos secundarios en millones de niños vacunados en Estados Unidos desde principios de noviembre y expresó su preocupación por la incertidumbre sobre los riesgos de la vacunación.