This content is not available in your region

Análisis | La semana que sacudió Kazajistán

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Asalto al ayuntamiento de Alamaty el 5/1/2022 / Beatriz Beiras, Euronews
Asalto al ayuntamiento de Alamaty el 5/1/2022 / Beatriz Beiras, Euronews   -   Derechos de autor  AFP

¿Quién, antes del 2 de enero de 2022, oyó hablar de Kazajistán en las noticias? ¿Quién podía situar con precisión a este país en la inmensidad de Asia central? ¿Quién podía decir el nombre de su capital?

Nadie se esperaba que Kazajistán saltara súbitamente a la actualidad internacional, ni siquiera los servicios de inteligencia kazajos detectaron lo que se avecinaba: un estallido social de una virulencia sin precedentes desde su independencia en 1991.

Fue tal el ataque de pánico que el presidente del país, Kasim-Yomart Tokáyev pidió ayuda a Moscú, acogiéndose al Tratado de Seguridad Colectiva, un bloque militar formado por 6 antiguas repúblicas **soviéticas: Kazajistán, Armenia, Bielorrusa, Tayikistán y Kirguistán, y que está liderado por Rusia.**

Eso fue el miércoles, y por la noche los paracaidistas rusos ya estaban volando hacia el aeropuerto de Almaty, la ciudad donde se concentraron las protestas y los disturbios más graves.

Es la primera vez desde su creación que la alianza postsoviética interviene en defensa de uno de sus miembros. Y para Rusia las razones son de peso.

Paradigma de estabilidad, Kazajistán es el mayor país de Asia central, con el que Rusia comparte una frontera de más de 7.500 km. La revuelta en casa del vecino centroasiático encendió las alarmas en Moscú que la considera una amenaza a su propia seguridad.

Y es que Kazajistán es un socio estratégico para Rusia, por sus importantes intercambios comerciales, por los 3,5 millones de rusos que viven en ese país de menos de 19 millones de **habitantes, por sus vínculos históricos, y por supuesto por Baikonur; el famoso cosmódromo **situado en la estepa kazaja, desde donde los rusos lanzan sus misiones espaciales. Desde la desintegración de la Unión Soviética el cosmódromo está arrendado por Moscú, primero por 20 años y luego por otros 30 años más. Rusia paga cada año 115 millones de dólares de alquiler, lo que representa el 5% del presupuesto de la agencia espacial rusa.

A la vista queda el interés para Moscú de la presencia de tropas rusas en Kazajistán, lo que ya no está tan claro es cuál es el interés de Kazajistán, a corto plazo devolver la calma al país, sí; pero ¿y a largo plazo? Además sólo el tiempo dirá cuán largo será ese plazo.