This content is not available in your region

Tokáyev denuncia que los disturbios fueron un "intento de golpe de Estado" que fue "planeado"

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Un autobús quemado durante los enfrentamientos en Almaty, Kazajistán.
Un autobús quemado durante los enfrentamientos en Almaty, Kazajistán.   -   Derechos de autor  Vladimir Tretyakov/NUR.KZ

El presidente de Kazajistán ha afirmado que la calma ha vuelto al país, tras seis días de violentas protestas contra el Gobierno. En una videoconferencia con representantes de otros países de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva ha agradecido el envío de un contingente militar integrado por más de 2000 hombres de Rusia, Bielorrusia o Armenia.

Tokáyev ha denunciado que los violentos disturbios fueron un intento de golpe de estado planeado con todo detalle. Según el presidente, algunos de los que participaron en las protestas pacíficas contra la subida del gas eran guerrilleros que se hicieron pasar por manifestantes. Ha añadido que así lo demuestran "los ataques simultáneos a los edificios de los gobiernos regionales, a la policía, a infraestructuras estratégicas". 

Durante los enfrentamientos al menos 164 personas han muerto y casi 6000 han sido detenidas según el Gobierno.

Lo que en su momento comenzó como protesta por el aumento del precio de la energía se convirtió en una serie de disturbios que se extendieron por todo el país. En Almaty, uno de los lugares en los que estallaron las protestas, los residentes reflexionan sobre las causas de estos enfrentamientos.

Oksana Sorokina, es directora de la empresa SevenR Logistics y señala:_ "Es el resultado de lo que nos encontramos a finales de año: una escasez de productos con precios salvajes, que, por supuesto, se trasladaron a los consumidores finales. Iban a una tienda y veían que los pañales costaban una barbaridad."_

Natalya, es psicóloga y apunta: "Creo que a partir de ahora el gobierno prestará atención a la voz del pueblo más a menudo, y se interesará más por escuchar lo que el pueblo tiene que decir."

Mientras, en todo el país siguen estando vigentes: el toque de queda y el estado de emergencia.

Las detenciones se suceden en medio de una operación antiterrorista

Las detenciones continuaron en varias regiones del país en el marco de la operación antiterrorista. De los seis mil detenidos en los últimos días, 134 cometieron crímenes muy graves.

"La situación está bajo el control de las autoridades. La operación antiterrorista continuará hasta la total eliminación de los terroristas y el restablecimiento del orden constitucional", aseguró Sultán Gamaletdínov, viceministro de Defensa.

Entre los detenidos figura un kirguís que admitió por la televisión haber recibido 200 dólares a cambio de viajar a Almaty y participar en un mitin antigubernamental.

Turgumbáev estimó en 300 los extranjeros detenidos con armas, objetos y dinero robado, al intentar cruzar la frontera.

Además, explicó que los que participaban en las protestas estaban muy bien organizados. Sabían cómo inutilizar las cámaras de seguridad y bloquear las carreteras, y se comunicaban por radio.

"El 4 de enero, al mismo tiempo, en la mayoría de regiones del país se congregaron en las calles grupos de 500 a 4.000 personas y (...) procedieron a tomar por la fuerza los Akimat (administración regional)", explicó el ministro.