This content is not available in your region

La candidatura presidencial de Berlusconi parece condenada al fracaso, dice legislador aliado

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La candidatura presidencial de Berlusconi parece condenada al fracaso, dice legislador aliado
La candidatura presidencial de Berlusconi parece condenada al fracaso, dice legislador aliado   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Gavin Jones y Angelo Amante

ROMA, 18 ene – La campaña de Silvio Berlusconi para convertirse en presidente italiano está progresando poco y sería prudente retirar su candidatura, dijo el martes la mano derecha del ex primer ministro.

Vittorio Sgarbi, un diputado que ha estado tratando de persuadir a legisladores indecisos para que respalden a Berlusconi, de 85 años, dijo que había cesado sus esfuerzos porque estaba demostrando ser “una tarea desesperada”.

Berlusconi ha dirigido cuatro gobiernos como primer ministro, pero su candidatura a la presidencia siempre ha parecido improbable debido a un historial que incluye una condena por fraude fiscal y el escándalo por sus fiestas sexuales “bunga bunga” mientras estuvo en el cargo por última vez.

Actualmente, Berlusconi está bajo un proceso fiscal por cargos de soborno a testigos en un caso anterior relacionado con la supuesta prostitución de menores, del cual fue absuelto. El ex primer ministro niega todas las acusaciones.

Sgarbi dijo en una entrevista con la radio estatal RAI que cree que Berlusconi estaría buscando “una salida honorable” al proponer un candidato alternativo.

Añadió que se le podría pedir al presidente saliente Sergio Mattarella que cumpla otro mandato, en tanto, Berlusconi se ha mostrado menos inclinado a respaldar al actual primer ministro, Mario Draghi, para el puesto.

Muchos comentaristas consideran que Draghi estará en la primera posición cuando más de 1.000 parlamentarios y delegados regionales se reúnan el 24 de enero para comenzar a votar por un nuevo jefe de Estado.

Berlusconi es el candidato formal del bloque de centroderecha en el Parlamento, compuesto por dos partidos de derecha, la Liga, y su propio grupo más moderado, Forza Italia.

En el papel, estos partidos carecen de votos suficientes para elegir al multimillonario magnate de los medios, razón por la cual Sgarbi recibió la misión de tratar de ganarse a decenas de legisladores no afiliados.

Sgarbi dijo más tarde a Reuters que, si bien no había forma de que pudiera encontrar suficientes votos para que Berlusconi fuera elegido, esto aún podría ser posible a través de otros canales políticos.