This content is not available in your region

Los expertos sobre la Covid-19: “Todavía es pronto para tratar el virus como una gripe"

Access to the comments Comentarios
Por Pablo Ramiro
Un médico se sitúa a distancia para hacer pruebas a un paciente asintomático de COVID-19 en Caracas, Venezuela.
Un médico se sitúa a distancia para hacer pruebas a un paciente asintomático de COVID-19 en Caracas, Venezuela.   -   Derechos de autor  Ariana Cubillos/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.

“Diseñar ese puente que nos permita transitar hacia una enfermedad endémica”. Frases como esta son las que ha repetido el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, para tratar, con cierta cautela, de dar esperanzas para pasar a una nueva fase de la pandemia en la que la COVID-19 empiece a tratarse como una enfermedad respiratoria más.

Ya lo anunció su Gobierno la semana pasada, España quiere “liderar” el debate de “un nuevo sistema de vigilancia de la COVID”, de una manera similar a como se mantiene el control de la gripe u otras enfermedades respiratorias.

“Está bien empezar a planificar, pero no aplica al momento actual”, así resume su opinión
Sonia Zúñiga
Investigadora del centro nacional de biotecnología del CSIC

Pero los expertos entrevistados por Euronews coinciden en que “todavía es pronto para tratar el virus como la gripe”. “Está bien empezar a planificar, pero no aplica al momento actual”, así resume su opinión Sonia Zúñiga, investigadora del centro nacional de biotecnología del CSIC. Según Zúñiga, sin embargo, “es cierto que si ómicron se convierte en la variante dominante y no viene otra, hay que empezar a pensar en monitorizar la enfermedad de otra manera”.

Adelaila Sarukhan, doctora en inmunología por la Universidad de París VI y miembro del grupo colaborativo multidisciplinar para el seguimiento de la COVID-19, también cree que es pronto para cambiar la forma de seguimiento. “En la mayoría de los países estamos bajo una oleada enorme de casos provocados por la variante ómicron” recuerda Sarukhan que asegura que por el momento no se puede considerar una situación estable como para tratar esta enfermedad como una gripe común.

¿Qué significa tratar la COVID-19 como la gripe?

“Para la gripe existe un sistema de vigilancia que hace informes semanales o mensuales de la incidencia a través de centros centinelas (centros de salud y centros sanitarios). Muchas veces se secuencia para ver qué tipo de gripe es”, cuenta Zúñiga.

Un sistema, explica la investigadora del CSIC, que se basa en los datos de un hemisferio a otro: al ser una enfermedad estacional, los datos del hemisferio sur nos sirven para saber qué tipo de gripe llegará al hemisferio norte y viceversa. “En principio el covid no es tan estacional como la gripe, pero es lo que no sabemos”, advierte Zúñiga, que mantiene que hay que esperar a ver cuál es el comportamiento de la nueva variante para saber qué tipo de seguimiento hacer.

“El peligro de decir que esto es una gripe puede ser que [a un paciente] se le pase la fiebre y el virus pueda seguir siendo infeccioso”, admite Zúñiga, partidaria de ir con cautela a la hora de empezar a tratar al virus como una enfermedad endémica.

Un par de años o tres

Menos optimista que el presidente del Gobierno, Sarukhan habla de uno o dos años hasta que se estabilice la situación “cuando ya tengamos vacunas de segunda generación, que quizás induzcan a una inmunidad más duradera [...] y más tratamientos antivirales para evitar que la gente acabe en el hospital, entonces sí se le podrá tratar como un virus respiratorio”. Aunque la experta señala que el virus es diferente y se portará, por lo tanto, de manera distinta a una gripe aunque siguiendo los patrones de una enfermedad respiratoria.

Como recoge un documento del Instituto de Salud Global de Barcelona, que también firma Sarukhan, “alcanzar la fase endémica –y permanecer en ella− requiere una estrategia global en que los objetivos y criterios estén claramente establecidos”.

El foco, explica la inmunóloga, debe pasar poco a poco al número de hospitalizaciones y dejar de lado el número de casos. “No es que ya no importe detectar casos, pero los criterios tendrán que ir cambiando”, asegura. La experta afirma que la eficacia de las vacunas puede permitir que nos centramos más en la carga hospitalaria. Unas vacunas, explica, que aunque no son perfectas, sí son muy eficientes y con las que hemos tenido “muchísima suerte”.

Otro de los criterios sería, según Sarukhan, “si los servicios de salud pueden funcionar normalmente o no”. “En el momento”, asegura, “en que los servicios de salud se vean afectados por un aumento de hospitalizaciones y de UCIs, hay que volver a poner medidas”. Para decir que estamos en una fase controlada o endémica es necesario, según la doctora, que los servicios de salud no se vean afectados y que puedan funcionar normalmente.

La Covid-19 llegó para quedarse

Aunque consigamos reducir el impacto de la COVID-19, Sarukhan explica que “como la gripe, en el futuro la COVID tendrá sus picos”, aunque “esos picos epidémicos tendrían que ser relativamente controlables. “Efectivamente es un virus con el que todo parece indicar que tendremos que convivir en los próximos años porque, al tener reservorios animales, no lo podremos erradicar", continúa.

El mensaje, afirma Sarukhan (que lamenta que no cale pese a que se ha repetido hasta la saciedad), es que hasta que el virus no sea endémico en todo el mundo no saldremos de esta pandemia. Si la gente, explica, no tiene acceso a vacunas o tratamientos, la enfermedad no podrá llegar a una fase endémica. “No estaremos fuera de peligro de la vuelta de otra ola u otra variante hasta que todo el mundo tenga acceso a vacunas, tratamiento y diagnóstico”, asegura la investigadora.