This content is not available in your region

Serbia pone fin a la explotación de litio de Rio Tinto tras semanas de protestas

Access to the comments Comentarios
Por euronews español  con EFE
euronews_icons_loading
Protesta en Belgrado contra la explotación de litio de Rio Tinto
Protesta en Belgrado contra la explotación de litio de Rio Tinto   -   Derechos de autor  Darko Vojinovic/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Serbia puso este jueves fin al proyecto de mina de litio de la multinacional Rio Tinto y canceló los permisos para la continuación de su trabajo en el país balcánico, ante unas protestas ecologistas que se oponen a la explotación.

"Hemos cumplido todas las exigencias de las protestas ecologistas y hemos puesto punto final al Rio Tinto en Serbia. Con esto, ha terminado todo lo relativo al Proyecto Jadar", declaró la primera ministra serbia, Ana Brnabic, en una rueda de prensa en Belgrado.

La primera ministra denunció que Rio Tinto no mantuvo suficiente comunicación con los municipios abarcados por el proyecto ni con el Gobierno serbio para informar de detalles y planes de protección medioambiental, exigidos por las autoridades.

La compañía anglo-australiana sondea desde 2004 un yacimiento de litio en el oeste de Serbia, en la zona de Jadar, con la intención de abrir una mina y extraer el mineral, fundamental para la fabricación de baterías para automóviles eléctricos, y para ello promete invertir unos 2.100 millones de euros en el país balcánico.

Desde noviembre pasado, miles de personas bloquearon en varias manifestaciones carreteras, autopistas y puentes en varias ciudades en protestas contra el proyecto pero también contra el Gobierno.

Brnabic criticó hoy que detrás de algunos de los bloqueos de carreteras están políticos de la oposición 17 años después del inicio del proyecto, que fue aprobado cuando esos partidos estaban en el poder.

Además, aseguró que las protestas son financiadas desde el extranjero por diferentes organizaciones de Estados Unidos, Reino Unido y otros países, con el fin de debilitar el actual Gobierno y al presidente del país, el nacionalista populista Aleksandar Vucic, ante las elecciones previstas para abril próximo.