This content is not available in your region

Análisis | El periodismo valiente. Tres periodistas asesinados en México

Access to the comments Comentarios
Por Beatriz Beiras
euronews_icons_loading
Beatriz Beiras y una protesta de periodistas frente a la Fiscalía de Tijuana, 18/1/2022, Tijuana, México
Beatriz Beiras y una protesta de periodistas frente a la Fiscalía de Tijuana, 18/1/2022, Tijuana, México   -   Derechos de autor  Euronews y AFP

Cuando el asesinato de un periodista, en el ejercicio de su profesión, es solo una noticia más, a lo sumo recibida con fatalismo, o incluso indiferencia, ¿qué se pierde? Sus familiares y amigos pierden una vida para ellos querida y valiosa, pero ¿y la sociedad?

Apenas empezó el año 2022 y tres periodistas fueron asesinados en México. El 10 de enero José Luis Gamboa fue apuñalado en el puerto de Veracruz, el 17 de enero, el fotoperiodista Margarito Martínez Esquivel fue tiroteado en Tijuana, Baja California. El 23 de enero fue Lourdes Maldonado, también en Tijuana.

De nuevo el país se encamina a encabezar la terrible lista de periodistas asesinados en el mundo. Así ha sido en los tres últimos años, según Reporteros sin Fronteras: en 2021 cayeron 7, en los últimos cinco años, 47.

Una cifra dramática tratándose de un país “en paz” dice la ONG.

Y lo que es más grave, la mayoría de estos asesinatos quedan impunes, como denunciaron los compañeros de Margarito Martínez ante la Fiscalía de Tijuana. La policía local había atribuido el crimen a una disputa vecinal, versión que rechazó la Fiscalía.

Preguntado por estos crímenes, el presidente Andrés Manuel López Obrador respondió que no hay impunidad, ni persecución y que sus “adversarios utilizan los asesinatos para atacar a su Gobierno”.

Consecuencia, pocos son los periodistas que tienen la valentía de investigar e informar a la sociedad de lo que las instituciones prefieren ignorar. Margarito Martínez pagó el precio más alto por ese periodismo valiente que da cuenta de la violencia en su mismo entorno, no allá lejos en otro país, sino en su ciudad, en su barrio, donde todo el mundo le conoce.

Y sí, son crímenes que permanecen impunes. Así lo señala la UNESCO: el 87% de los asesinatos de periodistas cometidos desde 2006 en el mundo, quedan sin resolver. Esto da alas a los autores y a sus sicarios. Y no sólo en México.

En 2021 fue asesinado, en Ámsterdam el periodista de investigación sobre el crimen organizado Peter de Vries. Aunque Países Bajos ocupa el sexto lugar en la lista de países con mayores garantías para la libertad de prensa, la propia Policía denuncia la inacción del Estado contra este tipo de criminalidad.

Unos años antes, en 2018 en Eslovaquia, el asesinato del periodista Jan Kuciak y su novia, cuando estaba investigando sobre las relaciones entre el poder político y el crimen organizado, estuvo a punto de quedar sin resolver. Solo la movilización de la ciudadanía impidió que la justicia diera carpetazo al asunto.

Porque cuando las instituciones miran hacia otra parte, a la sociedad no le queda más remedio que mirar de frente, si no quiere despertar un día, en un futuro todavía más tenebroso.