This content is not available in your region

En el interior del volcán de La Palma, las emisiones de gases tiñen el terreno de tonalidades

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
En el interior del volcán de La Palma, las emisiones de gases tiñen el terreno de tonalidades
En el interior del volcán de La Palma, las emisiones de gases tiñen el terreno de tonalidades   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Joan Faus, Horaci Garcia y Borja Suarez

LA PALMA, ESPAÑA, 24 ene – Dos troncos de pino desnudos permanecen en pie dentro del irregular y colorido cráter principal del volcán de la isla española de La Palma, mientras que las emisiones de gases y las altas temperaturas continúan, aunque se están suavizando un mes después de que la erupción haya terminado.

Un equipo de Reuters tuvo el viernes un acceso poco habitual al borde de los cráteres del volcán con un equipo del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), que se adentró en uno de los seis cráteres para medir las emisiones de gas y las temperaturas y comprobar que sus estaciones de monitorización funcionaban bien.

Las potentes emisiones de gas durante los 85 días de erupción volcánica han teñido partes del cráter de amarillo, naranja y blanco.

El terreno circundante es negro como la boca del lobo, con violentas lenguas de lava esparcidas a lo largo de las laderas completamente cubiertas por un grueso manto de ceniza volcánica.

“Una cosa que siempre llama la atención cuando entras, aunque hayas entrado muchas veces, son las dimensiones. Cuando estás dentro te das cuenta de que es enorme, es gigante”, dijo Pedro Hernández, el vulcanólogo de Involcan que dirige el equipo.

“Hay muchos cráteres y la emisión de gas sigue siendo, desde el punto de vista visual, sorprendente”.

La erupción volcánica de La Palma, en las Islas Canarias, que terminó oficialmente el día de Navidad, fue la más devastadora en Europa en 80 años, dijo.

Los ríos de lava destruyeron unos 3.000 edificios y decenas de campos que cubrían 1.219 hectáreas, aunque no se registraron muertes directas.

Las temperaturas en el interior de los cráteres rondaban los 840 grados centígrados, inferiores a los 1.100 grados registrados unas dos semanas antes. Pero las temperaturas extremadamente altas podrían continuar durante varios años, dijo Hernández, de 53 años. Esta es la octava erupción volcánica que estudia sobre el terreno.

Su equipo también comprobó en persona que las emisiones de gases de los bordes de los cráteres habían disminuido ligeramente, pero el volcán seguía emitiendo azufre y dióxido de carbono, que podían olerse en los alrededores.

A quince minutos a pie del cráter, donde la expedición de Involcan dejó sus vehículos, el suelo seguía caliente.

Lo que más llama la atención de los lugareños es que lo que antes era un conjunto bajo de laderas verdes con vistas al océano Atlántico y a los pueblos de abajo se ha transformado para siempre después de que la erupción sacara a la superficie un enorme cono volcánico.

La zona cercana a los cráteres permanece cerrada al público en un perímetro estrechamente vigilado, dejando la mayor parte de la zona en un silencio casi absoluto sólo interrumpido por el canto de los pájaros y el viento.