This content is not available in your region

"Nadie quiere darle a Putin una excusa de provocación", Jamie Shea, OTAN

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
"Nadie quiere darle a Putin una excusa de provocación", Jamie Shea, OTAN
Derechos de autor  Roland Balik/U.S. Air Force via AP

Para entender mejor el posible desarrollo, los posibles escenarios en la crisis ruso-ucraniana, Euronews ha hablado, en Bruselas, con Jamie Shea, exsecretario general adjunto para Desafíos de Seguridad de la OTAN, experto en diplomacia internacional.

"Creo que lo más importante es que Alemania esté de acuerdo con las sanciones económicas, porque obviamente Alemania comercia con Rusia, no solo con gas, sino también con tecnología y bienes. Y si Alemania forma parte del paquete de sanciones, obviamente, tendrán un mayor impacto en el Kremlin. Afortunadamente, el nuevo canciller, Olaf Scholz, ha confirmado que está dispuesto a incluir el gasoducto Nord Stream en ese paquete. Esa es la clave de lo que tiene que hacer Alemania porque es una importante fuente futura de ingresos para Rusia".

Sobre el proceso de Normandía, con el que se trata de desatascar el proceso de paz en el Donbás, en el este de Ucrania, cree que puede ayudar a rebajar la tensión y poner fin a la actual crisis.

"Estas conversaciones de hoy en París, del presidente Macron con los rusos, los ucranianos, los alemanes, el llamado proceso de Normandía, puede decirle a Putin: 'Avancemos en la región de Donbás. Avancemos en algún tipo de descentralización, algún tipo de acuerdo político, que también respetará los derechos de la población de habla rusa allí'. Según la Constitución de Ucrania, Putin siempre se queja de que ese proceso se ha congelado. No está contento. Entonces, si podemos lograr algo de movimiento allí, Putin podría decir: 'Bueno, he ganado algo aquí al reiniciar este proceso, ahora puedo detener todos estos movimientos militares".

Sobre cómo debe actuar la OTAN, Jamie Shea apuesta por la firmeza, evitando a toda costa cualquier movimiento que Moscú pueda juzgar como una provocación.

"El truco aquí es estar preparado para defender su territorio, pero no necesariamente para enviar estas fuerzas de inmediato. Nadie quiere darle a Putin una excusa de provocación a la que podría recurrir para afirmar que está defendiendo a Rusia contra alguna amenaza de la OTAN. Así que conseguir ese justo equilibrio va a ser muy importante".