This content is not available in your region

"No cantemos victoria aún", la OMS pide cautela mientras Europa levanta las restricciones por covid

Access to the comments Comentarios
Por Evelyn Laverick  & Blanca Castro
euronews_icons_loading
Imagen de ilustración.
Imagen de ilustración.   -   Derechos de autor  AP Archivo / Joan Mateu

Cada vez más países europeos están levantando las restricciones a medida que avanza la inmunización contra la COVID-19. Pero, por otro lado, la variante ómicron sigue multiplicando los contagios. Y aunque los síntomas son menores, la Organización Mundial para la Salud insta a los gobiernos a ser precavidos.

"Hacemos un llamamiento a todos los países para que protejan a su población utilizando todas las herramientas disponibles. No sólo las vacunas. Es prematuro para cualquier país rendirse o declarar la victoria. Este virus es peligroso y sigue evolucionando ante nuestros ojos", expresó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Dinamarca de vuelta a 2019

Dinamarca se ha convertido en uno de los primeros países de la UE en eliminar prácticamente todas las restricciones por la pandemia, ya que ha dejado de considerar la covid como "una enfermedad socialmente crítica".

Y aunque los casos de ómicron aumentan, no está suponiendo una carga para el sistema sanitario. Dinamarca tiene una gran capacidad para hacer pruebas de detección y una elevada tasa de vacunación.

"Es maravilloso, pero sigue dando un poco de miedo. Justo antes de salir de casa, metí una mascarilla en el bolso porque si voy a un sitio con mucha gente, creo que me la voy a poner porque la covid sigue ahí fuera, no se ha ido. Pero claro, es maravilloso, esta sensación de libertad", relató Lone Al Awssi, una residente de Copenhague de 60 años. 

Noruega y Francia comienzan la desescalada

También Noruega va a suprimir con efecto inmediato la mayoría de las medidas que le quedaban. Los restaurantes podrán volver a servir alcohol después de las 11 de la noche y ya no será obligatorio trabajar desde casa.

Francia pone fin a partir de hoy a los límites de aforo de las salas de conciertos, estadios y otros eventos. Forma parte de un levantamiento gradual de las restricciones que ha sido posible gracias al uso de un pase de vacunación que se requiere para la mayoría de los espacios públicos.

Además, las mascarillas ya no tendrán que llevarse en exteriores, aunque siguen siendo obligatorias en el transporte público.