La ultraderecha toma impulso en España y quiere dejar de ser un actor secundario

El candidato de Vox en Castilla y León, Juan García-Gallardo, y el líder nacional de Vox, Santiago Abascal.
El candidato de Vox en Castilla y León, Juan García-Gallardo, y el líder nacional de Vox, Santiago Abascal. Derechos de autor AFP
Por Ana Buil Demur con EFE, AFP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Vox, tercera fuerza en el Parlamento español, ha pasado de un escaño a trece en Castilla y León. Y tiene ahora la llave para que el ganador de los comicios, el conservador PP, pueda seguir gobernando en esta región.

PUBLICIDAD

La ultraderecha toma impulso en España y quiere dejar de ser un actor secundario. Por primera vez podría entrar en un Parlamento regional, el de Castilla y León.

Lo ha dejado muy claro el candidato de Vox en las elecciones regionales anticipadas de este domingo, Juan García-Gallardo: "No hemos venido a estas elecciones a facilitar el Gobierno en solitario del Partido Popular (PP) ni a ser muleta de nadie". 

Vox, tercera fuerza en el Parlamento español, ha pasado de un escaño a trece. Y tiene la llave para que el ganador de los comicios, el conservador PP, pueda seguir gobernando en Castilla y León. 

El Partido Popular ha cosechado 31 escaños, lejos de los 41 necesarios para la mayoría absoluta. Lo mismo que los partidos de izquierda PSOE y Unidas Podemos, que gobiernan en coalición en España, pero han tenido un mal resultado en Castilla y León, donde la derecha gobierna desde hace 35 años.

El socio de coalición del PP desde 2019, Ciudadanos, ha pasado de doce a un escaño, confirmando su caída en picado. Su posible futura desaparición de la escena política española da alas a la ultraderecha.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

13 heridos leves al caer un falso techo del auditorio del parque de atracciones de Madrid

La reina Sofía recibe el alta médica tras pasar cuatro días hospitalizada

La reina Sofía, en observación tras ser ingresada en el hospital con una infección urinaria