This content is not available in your region

El oligarca ruso Abramovich, abocado a vender el club de fútbol Chelsea por su proximidad con Putin

Access to the comments Comentarios
Por euronews  con EFE/AFP/EBU/AP
euronews_icons_loading
El oligarca ruso Abramovich, abocado a vender el club de fútbol Chelsea por su proximidad con Putin
Derechos de autor  Martin Meissner/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

Fin de un imperio.

El oligarca ruso-israelí Roman Abramovich se tiene que desprender del club de fútbol inglés Chelsea, por su cercanía con el presidente ruso Vladímir Putin.

Cuando se inició la invasión rusa de Ucrania, Abramovich decidió dejar la admistración en manos del club, pero ahora lo pone en venta.

"Me gustaría responder a la especulación que ha habido en los medios de comunicación en los últimos días respecto al Chelsea. Como he dicho en otras ocasiones, siempre tomo las decisiones en el mejor interés del club y, en la situación actual, la mejor decisión es vender el club", dijo Abramovich en un comunicado.

Es un adiós amargo y por la puerta de atrás forzado no sólo por la opinión pública sino también por algunos jugadores y el entrenador del club, el alemán Tuchel.

Abramovich no pedirá "que se le devuelvan los préstamos que ha hecho al club, por valor de 1.500 millones de libras," y prometió que las ganancias netas de la venta irán a las víctimas de la guerra en Ucrania.

Los casi 20 años que llevaba Abramovich como propietario, han sido los más gloriosos del Chelsea; conquistó, entre otros títulos, dos Ligas de Campeones y cinco títulos de la prestigiosa Liga Inglesa. Y destacan los dos únicos títulos que faltaban en el pamarés del cub: la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes.

El declive de Abramovich como gestor comenzó en 2018, cuando los envenenamientos de un agente doble ruso y de su hija recrudecieron las relaciones entre Reino Unido y Rusia. Roman decidió no renovar su visado de inversor y, en caso de viajar al país, lo haría con pasaporte israelí. Desde aquello, Abramovich apenas ha visitado una vez Londres, por un asunto familiar, y sólo ha asistido a un partido del club, en noviembre de 2021. 

Su último deseo es despedirse por última vez de Stamford Bridge, pero, con todo el Parlamente inglés pidiendo sanciones contra él, parece poco más que una quimera. 

Abramovich construyó un imperio y Abramovich lo tuvo que dejar marchar.