This content is not available in your region

Moldavia teme ser el siguiente país en la lista de Vladímir Putin

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Escena de calle en Chisinau, Moldavia
Escena de calle en Chisinau, Moldavia   -   Derechos de autor  Sergei Grits/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

Moldavia, un pequeño y pobre país entre Ucrania y Rumanía, tiembla de miedo a medida que ve acercarse la guerra a sus fronteras. Sobre todo, porque al igual que ocurre en Ucrania, Moldavia también tiene una región separatista prorrusa llamada Transnistria, que se declaró independiente en 1990 y cuenta con el apoyo financiero y militar de Rusia.

"Hay cierto pánico entre la gente. Todo el mundo dice que si la guerra llega a Odesa, el pánico aumentará.", afirma una habitante de Cosnita, una localidad moldava junto al río Dniéster, que sirve de frontera con la región separatista, y que se encuentra a solo 160 kilómetros por carretera del puerto ucraniano de Odesa.

Es decir, que Cosnita está en primera línea si la guerra llegara a cruzar a la frontera moldava. 

Importante presencia militar rusa en Transnistria

Se calcula que en Transnistria, el Ejército ruso tiene desplegados unos 1500 soldados. El diputado moldavo Dumitru Alaiba explica la situación:

"Sabemos que tenemos un ejército ruso a pocos kilómetros de nuestra capital. Ha estado estacionado allí los últimos 30 años y tiene un arsenal. Hasta ahora todo ha estado tranquilo, pero no sabemos lo que va a pasar", afirma. 

En la iglesia de Cosnita, los fieles rezan por la paz. Una señora mayor se lamenta. 

"Por supuesto que estoy preocupada -dice-. Comparo esta guerra con una serpiente o un gigante que solo quiere hacerse más grande. Hacia el oeste y hacia el este. Solo quiere devorar más países. Si se sumaran más países, significaría una tercera guerra mundial, que podría ser la última", concluye. 

Moldavia, que vivió dos años de guerra con miles de muertos cuando Transnistria se declaró independiente en 1990, sabe bien lo que sienten los cientos de miles refugiados que están llegando hasta aquí desde la vecina Ucrania.