This content is not available in your region

España estrena estrategia Covid: adiós al aislamiento y a contar caso por caso

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Un padre pasea con sus dos hijos por las calles de Madrid con una mascarilla quirúrgica
Un padre pasea con sus dos hijos por las calles de Madrid con una mascarilla quirúrgica   -   Derechos de autor  Alvaro Barrientos/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved

A partir de este lunes, España da un giro en su estrategia Covid. La Comisión de Salud Pública ha decidido avanzar hacia la 'gripalización' de la Covid-19. El país deja de contar todos los positivos de coronavirus para centrarse solo en los casos graves y en los entornos vulnerables, además pone fin al aislamiento de las personas con síntomas leves o completamente asintomáticos, las pruebas generalizadas y los rastreos.

Según la Comisión, esta nueva etapa supone "aceptar un cierto nivel de transmisión" entre la población vacunada, joven y sana para pasar a centrarse solo en las personas más frágiles. La decisión se justifica por "los altos niveles de inmunidad alcanzados en la población española".

De esta forma, aquellas personas que den positivo y presenten síntomas leves (o no presenten síntomas) ya no tendrían que aislarse. Deberán ir a trabajar llevando la mascarilla siempre puesta. Lo que sí se les recomienda es que reduzcan lo máximo posible su vida social y eviten el contacto con personas vulnerables.

En la guía que publica el Ministerio de Sanidad sugiere "extremar las precauciones y reducir todo lo posible las interacciones sociales utilizando de forma constante la mascarilla y manteniendo una adecuada higiene de manos durante los 10 días posteriores al inicio de síntomas o al diagnóstico en el caso de las personas asintomáticas".

¿Qué opinan los expertos?

Incluso entre los expertos y epidemiólogos encontramos diversidad de opiniones. Para algunos, esta nueva fase llega en el momento adecuado. A pesar de las cifras de contagios, el alto número de personas vacunadas ha reducido drásticamente las hospitalizaciones, con lo cual, era de esperar que esta vuelta a la normalidad social y sanitaria llegase de un momento a otro.

Así lo explica también la propia estrategia: "La disminución observada en la gravedad de los casos notificados y la necesidad de garantizar una asistencia de calidad", pone de manifiesto la necesidad de generar otro tipo de vigilancia que no busque exhaustividad en la detección, pero que permita observar cambios que requieran medidas adicionales "sin saturar el sistema sanitario".

Otra de las novedades establecidas en el documento sería la forma de contabilizar el número de positivos en España. Solo se registrarán los casos graves y aquellos que se den en centros que prestan asistencia sociosanitaria, prisiones y otros lugares con personas institucionalizadas, además de grupos con factores de vulnerabilidad.

También supone el fin de las pruebas generalizadas. Estos son los grupos que podrán hacerse test Covid-19 en la sanidad pública: mayores de 60, inmunodeprimidos, embarazadas, personas que residen, acuden, están ingresadas o trabajan en entornos vulnerables, a quienes prestan apoyo y cuidado a vulnerables, los que tengan un cuadro de infección respiratoria aguda de vías bajas que requiera hospitalización y los que hayan estado en los últimos 14 días en una región en la que circula una variante de interés o preocupación.

No obstante, el profesional sanitario podrá indicar la realización de una prueba bajo criterio clínico.

¿Fin del aislamiento?

Existen varias excepciones en cuanto al confinamiento de los positivos. Aunque la norma general es que se suprimen los aislamientos, sí deberán hacerlo los empleados de entornos vulnerables o los que asistan a estos colectivos no acudirán a su trabajo en los primeros 5 días desde el inicio de síntomas, al quinto día, y si los síntomas han desaparecido, se hará una prueba de antígenos que, de ser positiva, se la repetirá cada 24 horas hasta dar negativo.

También deberán aislarse las personas hospitalizadas o los contactos estrechos de estos grupos y ámbitos vulnerables.