This content is not available in your region

La ONU despliega fuerzas de paz en el noreste de Malí tras una oleada de asesinatos

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La ONU despliega fuerzas de paz en el noreste de Malí tras una oleada de asesinatos
La ONU despliega fuerzas de paz en el noreste de Malí tras una oleada de asesinatos   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Paul Lorgerie

BAMAKO, 31 mar – Las fuerzas de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en Malí ha desplegado dos unidades en la zona fronteriza del país africano con Burkina Faso y Níger para responder a una oleada de asesinatos de civiles, según informó el jueves.

El aumento de los ataques desde principios de marzo por parte de una rama local del Estado Islámico ha dejado cientos de muertos entre la población civil, según fuentes oficiales y militares. La región ha sido durante mucho tiempo un foco de violencia yihadista e insurgente en África Occidental.

“La situación de seguridad en la zona de la Triple Frontera (…), en particular en las localidades de Tessit, Talataye, Ansongo y la región de Menaka, se ha deteriorado considerablemente en las últimas semanas”, dijo la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA, por sus siglas en francés).

La MINUSMA desplegó una unidad en la zona hace más de una semana y estaba en proceso de desplegar otra el jueves, dijo, añadiendo que los ataques han provocado “decenas de muertes”.

La población civil ha sido objeto de una serie de ataques de represalia entre grupos armados de las etnias tuareg, incluido el Movimiento por la Salvación del Azawad (MSA, por sus siglas en inglés), y el Estado Islámico del Gran Sahara (ISGS, por sus siglas en inglés), según el MSA y fuentes locales.

Al menos 500 civiles han sido asesinados en las últimas tres semanas en las regiones de Gao y Menaka, dijo una fuente militar, que pidió el anonimato por no estar autorizada a hablar.

Un representante del Gobierno maliense en la región de Gao dijo que unos 200 civiles fueron asesinados en la comuna de Talataye entre el 21 y el 25 de marzo, y miles más fueron desplazados.

“Esperamos que nos asesinen en cualquier momento”, dijo, hablando bajo condición de anonimato por razones de seguridad.

El ejército de Malí llevó a cabo ataques aéreos en la región de Menaka el 13 de marzo, que, según dijo, ayudaron a romper el empuje de los “grupos terroristas”. No ha dado una cifra de muertos por los combates.

Malí se enfrenta a la inestabilidad desde 2012, cuando los islamistas se apoderaron de una rebelión étnica tuareg en el norte. Las tropas francesas intervinieron para expulsarlos de las ciudades que ocupaban, pero desde entonces se han reagrupado y extendido por la región del Sahel.

El ejército de Malí también ha sido acusado de matar a civiles. Una coalición de grupos tuaregs publicó el miércoles una lista de 17 personas que, según ellos, fueron detenidas y ejecutadas por los soldados el pasado fin de semana en la ciudad de Ansongo.

Un portavoz del ejército no respondió a las llamadas de Reuters. El ejército dijo en un comunicado el 29 de marzo que estaba investigando las denuncias de abusos contra los derechos humanos en la zona y reforzando la protección de los civiles en Menaka y Gao.

El ejército se ha enfrentado a acusaciones similares por parte de Naciones Unidas y grupos de derechos humanos, y en algunos casos ha reconocido que sus fuerzas estaban implicadas en ejecuciones.