This content is not available in your region

China manda ejército y médicos a Shanghái para realizar pruebas de COVID a 26 millones de residentes

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
China manda ejército y médicos a Shanghái para realizar pruebas de COVID a 26 millones de residentes
China manda ejército y médicos a Shanghái para realizar pruebas de COVID a 26 millones de residentes   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

SHANGHÁI, 4 abr – China ha enviado al ejército y a miles de trabajadores sanitarios a Shanghái para que ayuden a realizar las pruebas del COVID-19 a todos sus 26 millones de residentes, ya que los casos siguieron aumentando el lunes, en una de las mayores respuestas de salud pública del país.

Algunos residentes se despertaron antes del amanecer para que los trabajadores sanitarios vestidos de blanco les hicieran un frotis de la garganta como parte de las pruebas de ácido nucleico (PCR) en sus complejos de viviendas, muchos de ellos haciendo cola en pijama y con la distancia requerida de dos metros.

El Ejército Popular de Liberación (EPL) envió el domingo a Shanghái a más de 2.000 miembros del personal médico del ejército, la marina y las fuerzas conjuntas de apoyo logístico, según informó un periódico de las fuerzas armadas.

Más de 10.000 trabajadores sanitarios procedentes de provincias como Jiangsu, Zhejiang y Pekín han llegado a Shanghái, según informan los medios de comunicación estatales, que los muestran llegando, cargados de maletas y enmascarados, en tren de alta velocidad y en avión.

Shanghái, que comenzó un confinamiento en dos etapas el 28 de marzo que se ha ampliado para confinar a prácticamente todos los residentes en sus hogares, informó de 8.581 casos asintomáticos de COVID-19 y 425 casos sintomáticos de COVID para el 3 de abril. También pidió a los residentes que se autoanalizaran el domingo.

Aunque el brote es pequeño en comparación con las cifras de otros países, la ciudad se ha convertido en una prueba de la estrategia de erradicación de China basada en la realización de pruebas, el rastreo y la puesta en cuarentena de todos los casos positivos y sus contactos cercanos.

La presión sobre el personal sanitario de la ciudad y los miembros del Partido Comunista también ha sido grande, ya que trabajan sin descanso para gestionar el confinamiento de la ciudad y además lidiar con las frustraciones de los residentes.

En las redes sociales chinas se han hecho virales fotos y vídeos de trabajadores y voluntarios agotados que duermen en sillas de plástico o en la hierba fuera de los complejos de viviendas, o que son reprendidos por los residentes.

La ciudad oriental de Suzhou dijo que había detectado una versión de la subvariante ómicron BA.1.1 que no coincide con ninguna otra en la base de datos nacional ni en la base de datos internacional de seguimiento de variantes, informó la televisión estatal.

El diario Science and Technology Daily, respaldado por el Estado, dijo que sigue sin estar claro si el virus es una nueva subvariante de ómicron y que la aparición de una o dos nuevas versiones es normal dada la propagación de ómicron en China, citando a un experto no identificado con una base de datos nacional.