This content is not available in your region

Ucrania | Hablan los vecinos de Bucha

Access to the comments Comentarios
Por euronews
euronews_icons_loading
Sótanos y desvanes han salvado vidas en las poblaciones ucranianas invadidas
Sótanos y desvanes han salvado vidas en las poblaciones ucranianas invadidas   -   Derechos de autor  Euronews

Los actos de barbarie en las afueras de Kiev han marcado a quienes los sufrieron y pudieron ver cómo el ejército ruso destruía sus barrios y sus casas día a día.

María Kozlova, hoy refugiada,, vecina de Bucha, recuerda: "Las primeras explosiones fueron muy potentes. Nuestras ventanas temblaban. El suelo temblaba. Salimos de nuestro bloque porque no entendíamos lo que estaba pasando. No sabíamos qué hacer ni dónde escondernos. ¿Estábamos más s eguros en casa? ¿O, por el contrario, era más seguro salir del edificio lo antes posible? Oímos el ruido de los helicópteros, los vimos, pero no pudimos entender lo que pasaba".

Al comienzo de la guerra, María ocultó a su hijo y a su abuela para ponerlos a salvo. Después de 12 días sin agua, gas ni luz y Olga, de 94 años, superviviente de la ocupación nazi de Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial, empezó a perder el conocimiento por el frío. La familia no vio otro camino que salir para no morir bajo tierra.

La abuela, Olga Kuzmenko explicço a euronews: "Pensé que ya había vivido una guerra, y que también me tocaba vivir esta. Pero fue peor. Empezaron a atacar a civiles pacíficos, porque no podían llegar a los militares. Así que intimidaron a los ciudadanos pacíficos como quisieron. Violaron a la gente. ¡Fue tan espantoso! Ni siquiera sé cómo algunas pobre gente logró sobrevivir. Nosotros tuvimos la suerte de salir un poco antes. Los rusos son nuestros "hermanos". Tenemos idiomas similares. Nunca pensé que se comportarían así. Han destruido totalmente nuestros pueblos".

La destrucción total de la que habla Olga se va desvelando poco a poco a medida que las tropas ucranianas recuperan el terreno que hasta la semana pasada estaba controlado por los soldados rusos.

María reconoce que "Es devastador. Es muy difícil ver los barrios y las calles que conoces y que ahora están destruidos. Queremos volver. Sabemos que es posible reconstruirlo todo".

La reconstrucción llevará tiempo, dicen las autoridades ucranianas después de retirar los cuerpos de los vecinos asesinados esparcidos por la ciudad.

Es prioritario comenzar las operaciones de desminado, bombas trampa a la espera de quien habra una puerta o pise donde están colocadas. Algo que calculan que llevará al menos cinco semanas.

Las heridas de los que sufrieron la devastación, más cerca o más lejos, tardarán mucho más en curarse.