This content is not available in your region

Tensión en España por los casos de espionaje a teléfonos móviles de líderes independentistas

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
El Ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, tras la reunión con su homóloga catalana Laura Vilagrà, este domingo.
El Ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, tras la reunión con su homóloga catalana Laura Vilagrà, este domingo.   -   Derechos de autor  Euronews

La crisis abierta por los casos de espionaje a teléfonos móviles de políticos independentistas catalanes será difícil de cerrar. El Ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, se reunió este domingo con su homóloga catalana, Laura Vilagrà, después de una semana de silencio y tensión tras conocerse que el Gobierno Español pudo valerse del programa israelí Pegasus para acceder a los teléfonos de 60 activistas y políticos independentistas. 

El Gobierno español intenta demostrar que España es un Estado democrático y transparente ofreciendo a los líderes independentistas varias vías para aclarar lo sucedido…**"La primera de ellas es la apertura de un control interno del Centro Nacional de Inteligencia a petición de este mismo organismo** [..] La segunda iniciativa es la plena disposición del Centro Nacional de Inteligencia para facilitar y para colaborar en las actuaciones que iniciará el defensor del pueblo también para esclarecer estos hechos", aseguraba Bolaños tras la reunión.

El Ministro añadió también a las medidas la creación de una Comisión de Secretos Oficiales en el Congreso en la que acudirá la directora del Centro Nacional de Inteligencia, y la estrecha colaboración del Gobierno con la justicia para aportar documentación clasificada. Aunque Bolaños salió de la reunión con una valoración positiva, Vilagrà no compartía esa impresión y aseguraba que no estaban satisfechos con las explicaciones dadas por el ministro...

"Son del todo insuficientes, vagas, inconcretas y de resultados inciertos", explicaba Vilagrà en rueda de prensa.

La política aseguró en una entrevista a la radio catalana Rac1 ver más preocupación en el Ejecutivo español de perder su posición parlamentaria que del problema real del espionaje. Lo cierto es que el Ejecutivo Socialista de Pedro Sánchez depende del apoyo del partido independentista Esquerra Republicana de Catalunya para sacar adelante sus planes de gobierno. Sin Esquerra, la legislatura podría tambalearse si no saca adelante las votaciones clave.